Se tomó revancha

Fenerbahçe se reivindicó de la final perdida en 2016, venciendo al Olympiakos por 80 a 64, en el estadio Sinan Erdem (Estambul). El elenco dirigido por Zeljko Obradovic salió campeón por primera vez en su historia.

Fenerbahçe tuvo que transitar un largo camino para dar la vuelta por primera vez a nivel continental. El conjunto turco cayó en la final del 2016 ante CSKA Moscú y finalizó en el quinto lugar de la fase regular 16/17, con un récord de 18-12. Esto motivó al conjunto turco a fortalecerse con el público a su favor, dejando afuera en la semifinal al Real Madrid, que había finalizado en el primer puesto de la campaña.

Ahora, el elenco dirigido por Zeljko Obradovic cumplió con el sueño que le había quedado pendiente, atacando al Olympiakos por medio de su arma letal, los triples (13-25, 52% de efectividad). De esta manera, el anfitrión sacó una máxima diferencia de 78-58 cuando restaban 3:11 para el cierre del juego.

Asimismo, cuatro de sus jugadores anotaron más de diez puntos: Ekpe Udoh (10, además de ser elegido MVP de las Finales debido a los nueve rebotes y las cinco tapas), Nikola Kalinic (4-6 desde el perímetro), Bogdan Bogdanovic (17) y Luigi Datome (11).

Por el lado de los griegos, Vassilis Spanoulis no volvió a tener la determinación que lo ayudó a eliminar el viernes pasado al CSKA Moscú, ya que encestó apenas nueve unidades (0-5 en dobles, 2-7 en triples). Khem Birch fue el goleador del Olympiakos, con catorce tantos.