Anuncios

Los Spurs vencieron 126-114 a los Pelicans en Nueva Orleans y ganaron el primero de sus dos juegos en noches consecutivas. Este domingo enfrentarán a los Wizards en San Antonio.

LaMarcus Aldridge fue la figura del encuentro con 28 puntos y 12 rebotes. Foto: Getty Images.

El duelo que abrió la actividad sabatina en la NBA tuvo una gran baja de nivel a partir de aquellos jugadores que quedaron inactivos. New Orleans no pudo tener en cancha a los lesionados Anthony Davis, Nikola Mirotic y Julius Randle, quedando con una ofensiva diezmada para que San Antonio, sin DeMar DeRozan, ni Davis Bertans, se imponga en el Smoothie King Centre por 126-114.

A pesar de no contar con tres internos claves, el local aguantó hasta donde pudo gracias a los trabajos de Jrue Holiday (29-7-3) y Jahlil Okafor (24 puntos y 15 rebotes), pero la pasó mal en la segunda mitad ante un conjunto texano que hizo valer a sus titulares.

El equipo de Gregg Popovich fue al descanso con un 60-57, pero llegó a liderar por 21 unidades en la segunda mitad, principalmente gracias a LaMarcus Aldridge (28 y 12), Rudy Gay (22 y 11), Pau Gasol (13 y 9), Derrick White (12) y Bryn Forbes (11).

El equipo de Pop tuvo otras dos buenas noticias desde el banco. Una de ellas fue el segundo cuarto de Quincy Pondexter, quien sumó seis de sus diez puntos en la noche y permitió la ventaja visitante al texano. La restante fueron los buenos minutos que sumó el novato Lonnie Walker IV, autor de siete tantos y cinco rebotes.

San Antonio no tendrá tiempo para descansar ya que este domingo por la noche, más precisamente desde las 21hs, recibirá a los Washington Wizards. Por su parte, New Orleans descansará hasta el martes, jornada en la que se medirá con los Houston Rockets a las 22hs.