Los Lakers revirtieron una máxima desventaja de 19 puntos y consiguieron un importante triunfo sobre Houston por 111 a 106, de local. LeBron James (29 y 11) y Brandon Ingram (27 y 13) combinaron 56 unidades y 24 rebotes.

lebron-james.jpg
Foto: Getty Images.

Luego del Juego de las Estrellas, los Lakers reanudaron la fase regular con un objetivo claro: recuperar su lugar en los Playoffs. El primer encuentro fue todo un desafío, ya que enfrente estaban los Rockets de James Harden.

De hecho, la Barba extendió su racha a 32 partidos superando la barrera de los 20 puntos. La visita sacó una máxima diferencia de 79-60 en el tercer cuarto, de la mano del escolta (21 de sus 30 tantos) y Chris Paul (16 de sus 23).

Sin embargo, el conjunto angelino reaccionó y pudo revertir la historia, explotando su arma más poderosa (21 unidades de contraataque). LeBron James prometió activar su mejor versión en este momento del año, y esta vez cumplió: encestó 29, bajó once rebotes y repartió seis asistencias.

Asimismo, Brandon Ingram se destacó con el fin de que los dirigidos por Luke Walton concretaran un parcial de 28 a 16 en el cuarto período. El alero, que en este partido ocupó la posición de base, sumó 27 puntos y 13 tableros. Kyle Kuzma (18, seis y cinco pases gol) y Reggie Bullock (14 y cuatro triples) le dieron una mano.

Con este resultado, los Lakers igualaron su récord de la temporada (29-29). Este sábado visitarán a New Orleans a las 21. Una hora y media más tarde, Houston (33-25) se medirá con Golden State, en el Oracle Arena.