LeBron James señaló que no podrá descansar hasta asegurar el anillo de los Lakers, su cuarto en la carrera.

El cuarto partido de las finales tuvo a LeBron James nuevamente como protagonista. El Rey fue autor de seis pérdidas, pero también registró 28 puntos, 12 rebotes, ocho asistencias y un robo para ser el líder de su equipo en casi todos los rubros (Green lo superó con dos robos y Davis clavó cuatro tapas). 11 de sus 28 tantos llegaron en el último cuarto, a partir de una agresividad para romper los atrapes y llegar hasta abajo del aro ya sea para anotar como sacar faltas (7/7 en libres en los últimos 12 minutos, 10/12 a lo largo de la noche).

De esta manera, James volvió a ser esencial en la victoria de los Lakers para conseguir el 3-1. El alero de 35 años quedó a un paso de su cometido de darle al menos un título a la organización angelina durante su estadía, mientras que también quedó a un triunfo de su cuarto anillo en diez apariciones en finales.

Por esto, a la hora de hablar en la conferencia post-partido, James hizo foco en ese ‘paso’ que le falta a su equipo. Sabemos lo que está en juego. El trabajo no está terminado. Tenemos que aprovechar estos días para descansar el cuerpo, pero sin perder el enfoque. Tenemos que seguir trabajando, entrenando y haciendo la recuperación. Por mi parte, continuaré sin dormir hasta que el trabajo esté terminado”, le señaló a Rachel Nichols de ABC.

Además, sobre el juego destacó el trabajo de la segunda unidad, que contribuyó en un gran nivel con Kentavious Caldwell-Pope (15), Rajon Rondo (dos puntos, siete rebotes y cinco asistencias), Morris (9) y Caruso (7) a la cabeza. “Necesitamos cada centavo, cada esfuerzo de nuestros suplentes y titulares para ganar. Es importante que rindan en este nivel”.

James cerró la noche con 53 juegos de finales disputados, superando la marca de 52 de Tom Heinsohn que había igualado en la noche del martes. El alero quedó por detrás de Bill Russell (70), Sam Jones (64), Kareem Abdul-Jabbar (56) y Jerry West (55).