Anuncios

El equipo angelino se impuso por 125-119 a New Orleans de la mano de un gran LeBron James. De esta manera, mantiene vivas las chances de acceder a la postemporada.

LeBron James (33 puntos y 10 asistencias) estuvo a cuatro rebotes de sumar un nuevo triple-doble. Foto: Getty Images.

Una de las máximas incógnitas de esta fase regular es si Los Ángeles Lakers podrán acceder a la postemporada. En pos de este objetivo, el equipo de Luke Walton reaccionó este miércoles por la noche. Luego de la derrota inesperada en Memphis el pasado lunes, el conjunto californiano se recuperó en el Staples Center al tener su venganza y superar a New Orleans por 125-119.

La visita mostró un mejor nivel colectivo para ganarlo, pero el dueño de casa respondió con un exorbitante LeBron James (33 puntos, 10 asistencias, seis rebotes y dos robos) acompañado por un muy buen nivel de Rajon Rondo (11 tantos, 16 asistencias, siete rebotes y dos robos) y dos eficaces tiradores como Brandon Ingram (23-6-4) y Kyle Kuzma (22).

El conjunto angelino llegó al último parcial con una ventaja de tres puntos (95-92) y supo mantenerse efectivo en el tramo para quedarse con un importantísimo triunfo. La ausencia de Anthony Davis (22 puntos y ocho rebotes) por la rara limitación de minutos fue un punto que debilitó a la visita. A pesar de esto, halló en Jrue Holiday (19-7-10) y Julius Randle (35-6) cartas para pelearle el partido al dueño de casa, aunque acabó con las manos vacías por la frialdad de James para ejecutar en los momentos definitorios.

De esta manera, los Lakers evitaron una derrota que hubiese empeorado su lucha de cara al ingreso a Playoffs. Los angelinos alcanzaron una marca de 30-31, válida para el décimo puesto de la conferencia y se acercaron a los Sacramento Kings (31-30). Su próximo compromiso será el viernes, nuevamente en casa, ante los Milwaukee Bucks y desde las 00:30 (va por ESPN).