El conjunto de Arizona dominó de principio a fin a su par angelino y se impuso por 118-109. El equipo de Walton cerró el sábado con un panorama bastante complicado en el afán de ingresar a los Playoffs

Devin Booker acabó con 25 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias. Foto: Getty Images.

Después de una ajustada derrota ante el mejor equipo de la fase regular, Milwaukee Bucks, el conjunto ‘Laker’ quería sacarse la espina este sábado por la noche, cuando visitó a los Suns en Phoenix. Sin embargo, contra todo pronóstico, el equipo de Luke Walton fue sorprendido por el dueño de casa, que lo dominó desde el arranque y lo acabó superando por 118-109.

Al conjunto angelino, ya sea por cansancio o por golpe anímico, le faltó hacer una mejor labor para acompañar al tridente integrado por LeBron James (27 puntos, 16 asistencias y nueve rebotes), Brandon Ingram (25 tantos y siete rebotes) y JaVale McGee (21 y 7). A partir de esto, pagó cara su falta de intensidad, dándole al local la chance de tomar una ventaja de 10 puntos en el primer cuarto, la cual supo mantener hasta la última docena de minutos.

La visita no contuvo al par formado por Devin Booker (25 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias) y Deandre Ayton (26 tantos y 10 rebotes), dándole la chance al local de golpear la pintura para mantenerse al frente. Además, los aleros Kelly Oubre Jr (14-5-4) y Josh Jackson (16) anotaron dos triples para cada uno para generarles más espacios a la dupla.

A pesar del dominio en gran parte de la noche, la visita llegó a tener una chance de conseguir un triunfo que hubiese sido vital en su pelea por ingresar a Playoffs. Phoenix ingresó al último cuarto con una ventaja de 17 (95-78), pero no supo manejar la ansiedad de cerrar el partido, lo que le dio a LeBron la chance de generar juego para que tanto él como sus principales dos aliados achiquen el margen a cinco puntos con tres minutos por jugar.

Pero, al igual que ante Milwaukee, el equipo volvió a fallar a la hora de concretar la remontada. Una volcada de James llegó a acercar a tres con 1:12 por jugar, pero Ayton fue a la línea tras una falta inexistente de Hart para devolver el margen de cinco. En la acción siguiente, El Rey le sacó una falta al pívot, pero falló sus dos tiros libres y ahí fue cuando Tyler Johnson (6-2-2) lo sentenció en el otro costado.

Los Lakers cerraron la jornada a cinco partidos de los Clippers, actualmente los octavos y últimos en los puestos clasificatorios a los Playoffs. A falta de 20 juegos para el final, los dirigidos por Luke Walton deberán ganar el clásico del martes (00:30 hs de Argentina) en pos de mantener viva alguna oportunidad de acceder a la postemporada.