Anuncios

Frank Vogel se deshizo en elogios para la estrella de los Lakers tras la obtención del título. Además, señaló que aceptó el cargo sin saber del arribo de Anthony Davis y que el equipo siempre estuvo listo para salir campeón.

La noche del domingo tuvo el broche de oro para Los Ángeles Lakers. La franquicia pudo recuperarse de la derrota del juego 5 para arrollar al Miami Heat y sellar su 17° título de campeones. Así, se volvió la franquicia más ganadora de la historia de la NBA junto a los Boston Celtics.

Una de las personas que obtuvo su primer título de campeón en la liga fue el entrenador Vogel. El  coach de la franquicia angelina acordó su llegada a la franquicia en junio del 2019 y marcó un estilo defensivo para que la organización pueda frenar su sequía de 10 años en pos de conseguir su corona.

A la hora de firmar el contrato, la organización ya tenía a LeBron James y estaba marcada por un gran cambio dirigencial. Magic Johnson, una leyenda angelina, fue una de las tantas personas que dio un paso al costado en pos de mejorar la situación. No obstante, Vogel admitió que esto no lo hizo dudar a la hora de tomar el cargo: “No hubo incertidumbre en mi decisión porque tenía a LeBron James. Siempre creí en LeBron James, ni siquiera sabía que Anthony Davis podía llegar. Es el mejor jugador que el universo del básquetbol haya visto. Si creés que lo sabés, no lo sabés hasta que trabajás con él, lo dirigís y te das cuenta del esfuerzo que hace día a día. Ves cómo lidera, cómo se ajusta y cómo marca el ejemplo. Es algo que no sabés hasta que estás a su lado. Dirigirlo fue una experiencia única”.

Esta declaración llamó la atención de los periodistas presentas, que rápidamente le preguntaron sobre alguna anécdota o historia que deje en claro el accionar del Rey. Pero Vogel, que no dio ningún ejemplo, fue contundente en su respuesta: “Lo mejor de LeBron se ve todos los días. Es decidido y tiene en claro qué hacer. Colabora en análisis, ayuda a definir cuál es el mejor camino a tomar. Él mejora y potencia al resto. Todos los días hace cosas que nos ayuda a ser mejores. Por eso no es fácil elegir una anécdota sobre lo que hace, porque lo hace todos los días”.

El trabajo de James fue esencial en la conquista del título, pero también Vogel jugó un papel fundamental a la hora de marcar el camino. El entrenador dejó en claro desde su llegada que el equipo iba a estar orientado hacia el trabajo defensivo, lo que posibilitó dominar la liga durante toda la temporada, como también acabar con toda chance del Heat en la noche del domingo. “Estoy muy orgulloso del trabajo defensivo. Vos podés tener un grupo con aptitudes defensivas, o con capacidad defensiva, pero no todos compran el trabajo defensivo. No todos compran el valor de sofocar a un rival con la defensa. Este grupo lo vio desde el principio, lo compró y lo demostró en los primeros tres cuartos. Ellos no pudieron tener ritmo, ni pudieron correr la cancha. Estoy orgulloso del trabajo que hicimos”, señaló al respecto.

Vogel rozó la perfección en la conducción del equipo. El entrenador supo hacer congeniar a un equipo plagado de estrellas; le dio orden; logró que varios veteranos con trayectoria acepten un rol de suplente y guió al equipo a no perder dos partidos seguidos en la temporada: “Teníamos la idea que este equipo estaba listo para algo especial. Siempre creí en la mentalidad del equipo. Creí que Anthony Davis estaba listo para salir campeón y emparejarlo con LeBron nos trajo hasta acá. Pero este grupo tiene muchísima experiencia como inteligencia en Rajon Rondo, Danny Green y JaVale McGee. Cada jugador aceptó su rol, le sacó el mayor provecho”.

El entrenador de 47 años se volvió uno de los seis en ser campeón de los Lakers en el cargo. El nacido en New Jersey se unió a John Kundia (5), Phil Jackson (5), Pat Riley (4), Bill Sharman (1), Paul Westhead (1). La organización tuvo 27 coaches desde su fundación en 1948.