Anuncios

Los dirigidos por Doc Rivers se impusieron por 113-105 y tomaron una ventaja de seis juegos sobre sus archirrivales, que cada vez están más lejos de ingresar a los Playoffs.

Danilo Gallinari fue el goleador de los ‘visitantes’ con 23 puntos. Foto: Getty Images.

Sólo una situación especial le permitirá al equipo disfuncional de Luke Walton acceder a los Playoffs. La derrota de la madrugada de este martes a manos de, nada más y nada menos, que los Clippers por 113-105 lo dejó a seis partidos de San Antonio.

El Staples Center barajó durante toda la noche un escenario favorable para el equipo de Doc Rivers. La ausencia de Brandon Ingram, sumada a la ya reiterada baja de Lonzo Ball, obligó a Rajon Rondo (24 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes) elevar su juego y lograr un triple-doble para acompañar a LeBron James (27-6-8), pero el resto del equipo falló en este aspecto, lo que lo dejó en la situación terminal. Como si todo esto fuese poco, sobre el final del juego Kyle Kuzma (13) se torció el tobillo, lo que lo dejó fuera de la acción.

A la par del pobre rendimiento del conjunto Laker, el archienemigo jugó como un colectivo que se sacrificó en pos de acercarse a ese objetivo de estar en la postemporada. Danilo Gallinari (23) fue el faro ofensivo, mientras que Patrick Beverley (13 tantos, nueve rebotes, cinco robos y cuatro asistencias) actuó como muro defensivo para cerrar una gran noche. Además, otros cuatro jugadores acabaron con doble dígito en ataque: Lou Williams (21), Montrezl Harrell (14 unidades y 11 rebotes), Shai Gilgeous-Alexander (14) y Landry Shamet (12).

A pesar de un trajín parejo durante gran parte de la noche, los Clippers tomaron una ventaja máxima de 10 puntos en el inicio del último cuarto y despertaron la furia de los fanáticos Lakers, que abuchearon a los suyos. En este clima incómodo, Rondo y LeBron fallaron a la hora de intentar salvar a su equipo, dándole a los dirigidos por Rivers la chance de mantener el nivel para asegurar una victoria vital.