Los Kings llegaron a gozar de una ventaja máxima de 11 puntos, pero no aguantaron el ritmo de los Warriors en la segunda mitad y permitieron un adverso 125-123. Curry y Durant combinaron 58 tantos para el dueño de casa.

Curry clavó 10 triples para combinar 30 de sus 36 puntos en el juego. Foto: Getty Images.

El triunfo de Golden State por 125-123 sobre Sacramento en la noche del jueves marcó una barrida particular en la serie de fase regular. El campeón siempre tuvo un poco más que su rival para doblegarlo, pero el equipo de Dave Joerger hizo un estupendo trabajo para exigirlo al máximo en cada uno de los cruces.

En cuanto a lo ocurrido en el último juego, en el Oracle Arena, la visita no tuvo a un histórico Buddy Hield (19), aunque contó con un gran trabajo por parte de toda su base juvenil para encerrar a Golden State. De la mano de DeArron Fox (18 puntos y ocho asistencias) y Bogdan Bogdanovic (14 y 6), el elenco ‘King’ supo encontrar los caminos para anotar en el aro rival, y tuvo nuevamente a Marvin Bagley III como su máxima figura (28 tantos y 14 rebotes).

A partir del duro trabajo para forzar pérdidas rivales y ser efectivo en ataque, Sacramento llegó a gozar de una ventaja de 11 puntos. Además, estuvo al frente por dos (91-89) a la hora de encarar hacia el último cuarto. Pero, cuando Golden State tuvo su espalda contra la pared, encontró en el triple el camino hacia el triunfo.

Stephen Curry tuvo otra noche inconsciente desde lejos en la que clavó 10 triples para sumar 30 de sus 36 puntos en el juego. El base del local también acumuló siete asistencias y seis rebotes para ser la figura de la noche. Como si todo esto fuese poco, clavó 11 de los 36 tantos en el último cuarto para darle aire al campeón.

El otro golpe al mentón de Sacramento llegó por parte de Kevin Durant. Con su técnica de lanzamiento rápida y efectiva aprovechó los pocos espacios que cedió el rival para ayudar a Curry y sumar 28 tantos y nueve asistencias. A la par de ellos, DeMarcus Cousins hizo un buen trabajo alrededor del aro (17 y 10) para asegurar un triunfo complicado.

De esta manera, Golden State volvió al triunfo tras la caída ante Portland previa al descanso por el Juego de las Estrellas y se mantiene en la cima del oeste con una marca de 42-16. El equipo dirigido por Steve Kerr volverá a tener un juego complicado el sábado ya que recibirá a los Houston Rockets desde las 22:30.

Por su parte, Sacramento no pudo conseguir un triunfo que lo hubiese acercado al octavo puesto del oeste y sigue noveno, pero ahora con un récord de 30-28. El sábado tendrá otra visita complicada, en este caso a Oklahoma City para medirse con el Thunder a las 22hs.