Anuncios

Golden State reaccionó en el último cuarto y dejó atrás una desventaja de 17 puntos para vencer a los Suns por 117-107. El dueño de casa sumó su decimotercera caída al hilo.

Klay Thompson fue el goleador de la visita con 25 puntos. Foto: Getty Images.

Por momentos, da la sensación que Golden State no saca a relucir todo su nivel en la fase regular en ciertos encuentros. Ese gustito volvió a quedar en la boca de los fanáticos en la noche del viernes, cuando el último campeón necesitó de una gran segunda mitad para vencer a Phoenix, el equipo del oeste más flojo, como visitante, por 117-107.

Sin Devin Booker, ni T.J. Warren, pero con DeAndre Ayton (23 puntos y 12 rebotes) y Kelly Oubre Jr (25 y 12) como banderas, los Suns llegaron a gozar de una distancia máxima de 17 tantos en la primera mitad. Luego, a pesar de una reacción de la visita gracias a su quinteto inicial, el ex Washington corrigió un tiro para que el local ingrese al último período con una ventaja de 83-80.

Sin embargo, el conjunto de Igor Kokoskov volvió a pagar caro sus falencias defensivas en transición. Luego de no poder anotar algunos lanzamientos, le permitió a la visita sumar 33 puntos de contraataque. En esto se destacaron Klay Thompson (25 tantos y seis rebotes), Kevin Durant (21 y 8) y Stephen Curry (20-7-7) para liderar un parcial de 35-22 que permitió el triunfo. Una racha de 13-0 permitió dar vuelta el partido, y desde el meridiano del parcial, el equipo de Kerr fue sólido en defensa para evitar una nueva sorpresa.

Golden State llegó a su tercer triunfo consecutivo y lidera la conferencia del oeste con una marca de 39-15. Su próximo compromiso será el domingo, cuando enfrente al Miami Heat (25-28) en casa desde las 22:30.

Por su parte, Phoenix (11-46) sumó su decimotercera caída consecutiva y es el segundo equipo con peor marca de la liga, únicamente superado por New York Knicks (10-44). El conjunto de Arizona también jugará este domingo, cuando visite a los Kings (29-26), en Sacramento, a las 20hs.