Anuncios

El base no ejecutó la cláusula de salida temprana, lo que le permitirá cobrar 34.5 millones de dólares en la 2020-21. Buscará su revancha en el Utah Jazz.

Uno de los movimientos más fuertes de la pasada agencia libre fue el arribo de Michael Conley al Utah Jazz. El equipo de Salt Lake lo obtuvo al dejar ir un paquete a los Memphis Grizzlies. El mismo incluía a Grayson Allen, Kyle Korver (acabó en Milwaukee Bucks), Jae Crowder (Miami Heat) y la elección 23° del Draft 2019 (Darius Bazley, quien fue utilizado para el arribo de Brandon Clarke). Además, el movimiento generó el envío de una elección a futuro (protección top 7 y de 15-30 en 2021; top 6 en 2022; top 3 en 2023; protección sólo si es número 1 en 2024; sino serán dos elecciones de segunda ronda en 2025).

El movimiento, a priori, parecía ser duro para Memphis ya que tenía que ver la partida de una de las mayores estrellas de la franquicia. A la par, Conley parecía llegar a Utah para poder dar el salto de calidad en la búsqueda del anillo, sumándose al tridente de Mitchell-Gobert-Ingles, como junto al arribo de Bojan Bogdanovic.

Sin embargo, el base, que actualmente tiene 33 años, estuvo lejos de tener el año esperado. Conley bajó significativamente su nivel como también sus promedios: 14,4 puntos (21,4 en la 2018-19), 3,2 rebotes (3,4), 4,4 asistencias (6,4) y 0,8 robos (1,3) en 29,0 minutos por partido (35,5). Luego, elevó su nivel en la burbuja como en los Playoffs (19,8 puntos, 5,2 asistencias y 1,6 robos), pero esto no alcanzó para que Utah pueda superar en la primera ronda a los Denver Nuggets.

Tras una temporada decepcionante, Conley tenía la opción de ejecutar la cláusula de salida tempranera de su contrato, la cual le permitía ser agente libre en este 2020. No obstante, el jugador hizo caso omiso a la cláusula. Así, cobrará 34.5 millones de dólares en lo que será el último año del vínculo de cinco años que había firmado en julio del 2016.

De esta manera, el Jazz llegará al inicio de la agencia libre con 117.8 de los 134 millones de dólares utilizados en once jugadores. La franquicia deberá evaluar chances de traspaso para poder profundizar en la banca y ser más competitiva.