Anuncios

Oklahoma revirtió la historia con un espléndido cuarto período y le ganó de manera agónica a Houston por 112 a 111, de local. Paul George convirtió el triple definitivo, coronando así una nueva actuación fantástica (27 puntos, nueve rebotes y cuatro robos).

Foto: Getty Images.

Los Rockets estaban teniendo una jornada ideal para cerrar la fase regular en el segundo puesto del Oeste. Denver había perdido su encuentro con Utah, y el conjunto texano estaba consiguiendo el objetivo en el último cuarto, tras haber sacado una máxima ventaja de 99 a 85.

Sin embargo, el Thunder mostró también sus necesidades con los puestos de clasificación y cambió el desarrollo del partido en los últimos 9m7s. Russell Westbrook condujo la ofensiva para dar vuelta el resultado, por medio de una ráfaga de 27 a 12. El base estuvo eficaz con su desempeño y completó un nuevo triple-doble (29 unidades, 12 tableros y 10 asistencias).

En tanto, Paul George se encargó de consumar la épica remontada, con un bombazo sobre el mejor defensor de la visita, P.J. Tucker. El alero se desquitó y volvió a sacarle brillo a su jerarquía, sumando 27 tantos (cuatro triples), nueve rebotes y cuatro recuperos.

De esta manera, Oklahoma derrotó a un posible rival en la primera ronda de Playoffs, ya que se mantuvo sexto en la Conferencia (48-33) y dejó a Houston en el tercer lugar (53-29). Esta noche (21 horas) será el último partido del elenco dirigido por Billy Donovan en la fase regular, en Milwaukee.