Anuncios

El equipo de Billy Donovan cayó sorpresivamente por 115-103 ante Memphis Grizzlies y acabó el lunes en el último puesto clasificatorio a los Playoffs en el oeste. El festejo local fue liderado por el brasileño Bruno Caboclo.

Foto: Getty Images.

Oklahoma sufrió uno de los peores reveces de la temporada en la noche de este lunes, cuando menos lo quería y esperaba. El Thunder viajó a Memphis con la intención de seguir por la senda triunfal, pero el dueño de casa lo venció por 115-103 para que acumule su sexta derrota en los últimos diez partidos y que cierre la jornada con el octavo lugar en el oeste a partir de su 43-31. La misma marca posee San Antonio, séptimo, pero el equipo de Billy Donovan está en una posición de desventaja ante el elenco texano por los resultados de los duelos entre sí.

Lo más inesperado para la visita fue que cayó ante un rival que ya está marginado de toda lucha por ingresar a la postemporada, que además no contó con su máxima estrella, Mike Conley. A pesar de esto, Tyler Dorsey asumió su rol para tomar las riendas de la ofensiva con 21 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias, mientras que el brasileño Bruno Caboclo (24 tantos y 11 rebotes) fue la figura del encuentro.

Del otro lado de la cancha se vio a una visita desconocida, falta de respuestas y con rendimientos flojos por fuera de Paul George (30 puntos y 12 rebotes) como Dennis Schroder (25). El equipo de Donovan se mostró desconectado, lo que le dio a la visita, con caras desconocidas, la chance de ensamblar un juego para ganarle.

El Thunder intentará recuperarse el miércoles por la noche, cuando reciba a Indiana Pacers (45-29) desde las 21hs (va por ESPN). Por su parte, Memphis (30-44) jugará el mismo día y a la misma hora frente a Golden State (50-23).