Anuncios

El perimetral renovó por cuatro años después de su gran cierre de temporada 2019-20.

Uno de los jugadores que más se potenció en la última campaña fue Malik Beasley. El escolta estaba cómodo en Denver Nuggets, pero antes del Trade Deadline fue traspasado a los Minnesota Timberwolves.

El arribo se dio a la par de las bajas de D’Angelo Russell y Karl-Anthony Towns por lesiones, lo que le dio la chance de ser la principal opción ofensiva. Beasley tomó 16,6 lanzamientos por partido, mientras que también fue el conductor del equipo. Así, promedió 20,7 puntos, 5,1 rebotes y 1,9 asistencias en 33,1 minutos por partido.

A partir de este salto, Beasley decidió que lo mejor era renovar su vínculo con los Minnesota Timberwolves. El escolta acordó un contrato por cuatro años, el cual le permitirá cobrar 60 millones de dólares. Así, Minnesota presentará un quinteto inicial sumamente ofensivo y con opciones de tiro externo en Rubio, Russell, Beasley y Towns.

El quinteto podría ser completado por Jarrett Culver, alero de características defensivas que se puede desempeñar como ala-pivote. De esta manera, la franquicia tendrá como próximo objetivo potenciar el banco. El par de Josh Okogie y Anthony Edwards liderará a una segunda unidad que todavía necesita un base como dos internos.