Anthony Davis registró 32 puntos y nueve rebotes en la victoria de los Pelicans sobre los Timberwolves por 122-117.

El ala-pívot estuvo a un rebote de lograr un doble-doble. Foto: Getty Images.

Después de las truncas negociaciones entre los Pelicans y los Lakers, a Anthony Davis no le quedó otro camino que continuar representando a New Orleans. El ala-pívot fue abucheado por gran parte del público local cuando este viernes su equipo recibió a Minnesota (25-30) y se impuso por 122-117 para alcanzar una marca de 25-31, válida para el decimotercer puesto en el oeste.

El local tardó a adaptarse a su regreso en el primer cuarto, plazo en el cual la visita aprovechó para sacar diferencias a través del binomio formado por Karl-Anthony Towns (32 puntos y ocho rebotes) y Andrew Wiggins (23-10-7). Sin embargo, el adverso 35-22 fue remontado por el dueño de casa desde el segundo cuarto. A partir de aquel momento, el equipo de Alvin Gentry tuvo un gran control del juego para sumar su segundo triunfo en fila.

La Ceja volvió a ser la figura del encuentro con 32 puntos y nueve rebotes, pero, como tiene una restricción de minutos, no disputó el último cuarto. Jrue Holiday (27-4-9), Kenrich Williams (19 y 6), Julius Randle (12 y 8) y Tim Frazier (12-9-8) fueron otros jugadores destacados en el dueño de casa.

Los Pelicans no tendrán descanso ya que este sábado viajarán a Memphis para medirse con los Grizzlies desde las 22:00. Por su parte, los Timberwolves tendrán descanso hasta el lunes, jornada en la que volverán a su hogar para medirse con Los Ángeles Clippers a las 22hs.