Anuncios

Golden State aplastó a Denver por 116 a 102, de local, y ganó ocho de los últimos 11 partidos. DeMarcus Cousins (28), Kevin Durant (21) y Stephen Curry (17) combinaron 66 puntos.

Foto: Getty Images.

Los Nuggets venían dando pelea por la hegemonía del Oeste. Sin embargo, la realidad les dio un golpe duro, ya que los Warriors afirmaron su superioridad en los primeros dos cuartos, conservando así su liderazgo en la región, enfrente de todo su público.

Kevin Durant estuvo en cancha durante apenas 21 minutos, debido a una expulsión por protestas aireadas. Sin embargo, le sobró tiempo para comandar el abultado parcial de 37 a 19 que cosechó el dueño de casa, entre el final del primero y todo el segundo cuarto. El alero convirtió 17 de sus 21 tantos antes del descanso, con el fin de que su equipo estableciera una cómoda diferencia.

Luego, el elenco dirigido por Steve Kerr se encargó de sostener el excelente nivel de juego, de la mano de DeMarcus Cousins. El pivote volvió a demostrar sus condiciones, generando dolores de cabezas a la defensa rival. Sus números finales fueron 28 unidades, 13 tableros, dos robos, dos bloqueos y cinco asistencias.

Asimismo, Stephen Curry volvió a lograr un hito individual que enalteció cada vez más su carrera. Es que el base se ubicó entre los cuatro mejores anotadores de la historia de la franquicia de la Bahía (16.236 puntos), superando a Chris Mullin. El base encestó 17 y cinco triples, además de haber recuperado tres balones.

De esta manera, Golden State se instaló mejor en el primer puesto de la Conferencia, estirando su récord a 53-24. Este jueves visitará a los Lakers a las 23.30. En cambio, Denver (51-26) recibirá este miércoles a San Antonio, a las 22.