Anuncios

Los texanos vencieron 101-96 a los Nuggets, a pesar de las grandes chances que tuvieron los locales de ganar en los últimos minutos del partido. Jokic registró un triple-doble en la caída de los dirigidos por Michael Malone.

DeRozan logró un doble-doble para ser uno de los jugadores claves del triunfo texano. Foto: Getty Images.

Una de las series más esperadas del inicio de estos Playoffs 2019 cumplió con sus expectativas en el primer asalto. Denver tuvo la ventaja de localía, pero no la pudo aprovechar y acabó cayendo ante San Antonio por 101-96.

El equipo de Popovich justificó la victoria a través de su nivel defensivo. El conjunto texano llegó a liderar por 12 puntos gracias al trabajo de DeMar DeRozan (18 puntos, 12 rebotes y seis asistencias), LaMarcus Aldridge (15 y 8), Bryn Forbes (15 y 6) y Rudy Gay (14 y 6), pero se mantuvo casi toda la noche con una diferencia de un dígito gracias a su marcaje, el cual limitó a su rival a un 42% de campo.

Sin embargo, la visita la pasó mal en la segunda mitad, sobre todo en el tercer cuarto, cuando cosechó apenas 13 puntos, la mayoría gracias a la figura del partido, Derrick White (16-3-5). El local supo ajustar el marcaje para limitar la anotación de media distancia, dándole la oportunidad de golpear de contraataque gracias al tándem de Nikola Jokic (20-14-14) y Jamal Murray (17). Pero, el local tampoco estuvo firme en la ofensiva cuando tuvo que atacar a la defensa rival bien plantada, lo que hizo que sólo pueda acumular 17 puntos.

Esto jugó un papel clave en el cierre del partido. San Antonio logró quebrar el cerco defensivo gracias a la conducción corajuda de White combinada con las anotaciones de DeRozan y Aldridge, aunque un doble de Murray a falta de 1:36 llegó a acercar a la visita a un punto (97-96).

Pero, cuando el local tuvo todo para anotar y pasar al frente, esa falta de confianza por los errores previos sumada a la presión del momento le jugó en contra. El mismo base falló un lanzamiento de media distancia totalmente abierto a falta de nueve segundos, mientras que el equipo también cometió dos pérdidas para darle a San Antonio la chance de sentenciar el partido desde la línea de tiros libres.

La serie seguirá el martes por la noche, cuando la acción se retome en Denver desde las 22hs (ESPN). El local buscará tener un mejor rendimiento ofensivo en pos de evitar un 0-2, mientras que San Antonio deberá ser más efectivo en los momentos claves para no exponerse a tantas oportunidades de desperdiciar lo cosechado.