Anuncios

El escolta del oeste padeció un parcial de 32-8 en el tercer cuarto, pero se impuso a Washington por 113-108 y llegó a su quinto triunfo consecutivo. Prácticamente todo el equipo de Michael Malone acabó con doble dígito en anotación.

Jokic estuvo a cuatro rebotes de lograr un nuevo triple-doble. Foto: Getty Images.

Lo que parecía que iba a ser una noche tranquila para los Nuggets en Washington acabó siendo un duro partido para el escolta del oeste, que supo aguantar la sorpresa del dueño de casa para imponerse por 113-108. Así, llegó a su quinto triunfo en fila para seguir cerca de Golden State, el líder de la conferencia.

Con una rotación más larga de lo normal, la visita llegó a gozar de una ventaja máxima de 14 puntos en la primera mitad. Nikola Jokic (15 puntos, 11 asistencias y seis rebotes -tres ofensivos-) marcó el camino para un equipo que tuvo prácticamente a todos sus integrantes con doble dígito en anotación: Paul Millsap (15-6-3), Gary Harris (15 y 5), Jamal Murray (15-4-2), Torrey Craig (15), Will Barton (13 y 4), Monte Morris (11) y Malik Beasley (10).

Pero, en el peor momento, el conjunto dirigido por Scott Brooks salió a flote de la mano de una racha de 32-8 liderada por Bradley Beal (25 puntos y ocho asistencias) y Thomas Bryant (22 tantos y ocho rebotes). El par logró que Washington pase de caer por diez puntos en el inicio del tercer cuarto a liderar por la misma cantidad (85-75) a falta de 2:43 para ingresar a la última docena de minutos.

Sin embargo, el local se durmió en el momento que más necesitaba aguantar el resultado y le permitió a su rival emparejar las cosas de la mano de la conducción del par Morris-Craig. Con el ritmo a su favor, Denver se logró alejar a una decena de puntos en el inicio del cuarto definitorio y luego supo administrar bien la ventaja para conseguir un triunfo importante en territorio enemigo.

Los Nuggets no tendrán descanso y seguirán con su gira por el este durante la jornada del viernes, cuando visiten a los New York Knicks desde las 20:30. Por su parte, los Wizards volverán a jugar el sábado, cuando reciban al Miami Heat a la misma hora.