Anuncios

Luego de varios traspasos, Philadelphia formó un equipo candidato a las Finales e inició la etapa con un sólido triunfo sobre Denver por 117 a 110, de local. J.J. Redick se lució con 34 puntos y seis triples.

Foto: Getty Images.

Los Sixers terminaron de unir las piezas del rompecabezas para convertirse en un equipo con serias aspiraciones al título en el Este. Con la llegada de Tobias Harris, James Ennis, Mike Scott, Jonathon Simmons y Boban Marjanovic, el elenco dirigido por Brett Brown tiene sed de combate frente a los rivales directos de la Conferencia.

El primer enfrentamiento de esta etapa decisiva de la fase regular fue una gran prueba, ya que enfrente estaban los jóvenes Nuggets, pero con esa organización que los puso en el segundo puesto del Oeste.

Harris pareció acomodarse rápido al sistema de juego del conjunto de Pensilvania. El ala pivote lideró los avances del equipo en el primer cuarto, logrando así sacar una ventaja de 33 a 23. Los números finales para el debutante fueron 14 unidades (dos triples), ocho tableros y tres pases gol.

Luego, la visita reaccionó e igualó el marcador antes del descanso. Nikola Jokic (27 tantos, diez rebotes, diez asistencias y tres robos), Jamal Murray (23, cinco y seis) y Will Barton (14, ocho y siete) estuvieron dispuestos a dar pelea durante la segunda mitad.

Sin embargo, el dueño de casa consiguió el quiebre de la mano de un encendido J.J. Redick. El escolta se destacó convirtiendo 34 puntos y 6-7 en triples. Asimismo, Jimmy Butler (22, siete tableros, cinco pases gol y tres recuperos), Joel Embiid (15, 12 y cuatro bloqueos) y Ben Simmons (12, cuatro y seis) acompañaron con claves acciones en la recta final.

De esta manera, Philadelphia estiró su récord a 35-20. Este domingo recibirá a los Lakers a las 17.30. En cambio, Denver (37-18) se enfrentará con Miami este lunes a las 23, en el Pepsi Center.