Anuncios

Los Nuggets vencieron al Thunder por 121-112 y sumaron su quinto triunfo consecutivo. A pesar que fue un partido bastante parejo, los locales demostraron tener siempre un poco más que sus rivales a lo largo de toda la noche.

Jokic estuvo a un rebote de conseguir un nuevo triple-doble. Foto: Getty Images.

La noche del martes volvió a dejar algo claro en la NBA: el Pepsi Center de Denver es el estadio más complicado para jugar de la temporada. El local le ganó al Thunder por 121-112 para sumar su 27° triunfo en dicha condición y establecer la mejor marca de la liga con un 27-4, clave para el 42-18 que tiene al elenco de Michael Malone como segundo del este, apenas por detrás de Golden State (43-17).

Después de un primer cuarto parejo (29-26), el dueño de casa quebró la paridad en el segundo período. El par formado por Nikola Jokic (36 puntos, 10 asistencias y nueve rebotes) y Jamal Murray (20 tantos, cinco rebotes y cinco asistencias) supo combinar cinco triples en el tramo, mientras que el base encajó los cuatro tiros de campo que tomó. A partir de esta efectividad, la visita se mostró desesperada y tomó once lanzamientos externos, pero encajó sólo uno, de Markieff Morris (6), lo que le dio a Denver la chance de ir al descanso con una ventaja de 64-51.

Esa diferencia de doble dígito desapareció en el inicio del tercer cuarto, cuando Paul George (25-8-7) y Russell Westbrook (22-14-9) acertaron dos triples en las primeras dos posesiones ofensivas para achicar el margen. El ex Indiana volvería a anotar otro durante el plazo, pero fue inconstante en ataque, al igual que el base, y sólo el rendimiento de Jerami Grant (21), autor de 12 puntos en la docena de minutos, mantuvo a Oklahoma en partido. Del otro lado de la cancha, Denver también tuvo varios pasajes de inestabilidad ofensiva, pero supo igualar el goleo de su rival en el tramo para mantener la ventaja de 13 unidades a la hora de ir al último cuarto (91-78).

A pesar de la diferencia, el combinado de Billy Donovan estuvo lejos de rendirse y agotó todas sus herramientas ofensivas para recortar el margen. Un triple de Dennis Schroder a falta de 6:02 logró igualar el juego. Sin embargo, Oklahoma estuvo flojo en defensa, lo que le ofreció a su contrincante la chance de atacar el aro, forzar faltas y sumar tanto en la pintura como desde la línea de tiros libres.

De esta manera, Denver sumó su quinto triunfo consecutivo en la temporada, como también el quinto seguido ante este rival. Con la serie de fase regular a favor por 3-0, el equipo de Michael Malone se ganó la ventaja olímpica en un teórico caso de igualdad de victorias al finalizar la temporada.

Ambos equipos volverán a jugar el jueves, como locales. El Thunder recibirá a los Philadelphia 76ers desde las 22hs, mientras que Denver chocará con el Utah Jazz a las 00:30 del viernes.