Anuncios

Este sábado comenzarán los Playoffs con un cronograma inicial de cuatro partidos. En el partido más destacado de la jornada, Denver intentará ratificar su sorpresiva fase regular en casa ante la veteranía de San Antonio.

Este sábado 13 de abril se cumplirán 179 días de aquel 16 de octubre del 2018 cuando comenzó la fase regular. 1230 partidos tuvieron que pasar para que llegue este sábado, en el que iniciarán los Playoffs de la NBA.

El premio a una buena gestión

La llegada de Jimmy Butler fue un acierto de la gestión de Elton Brand. Foto: Getty Images.

La jornada inicial presentará cuatro partidos. La acción se pondrá en marcha en Philadelphia, donde el dueño de casa intentará revalidar su gran campaña e interesante presente ante el sorpresivo Brooklyn Nets, desde las 15:30 (NBA TV). Mucho tiempo pasó de la fase regular 2017, momento en el que ambos llenaron los últimos dos puestos del este.

Philadelphia tendrá como gran duda saber si podrá contar con su quinteto estelar a partir de la rodilla izquierda de Joel Embiid. El pívot se perdió el último tramo de la etapa regular por molestias y no dio una real respuesta de si jugará (o no) en el debut de su equipo en la postemporada. De esta manera, todo parece indicar que Boban Marjanovic será quien se tenga que hacer cargo de acompañar al equipo que tendrá a Ben Simmons, J.J. Redick, Jimmy Butler y Tobías Harris, los últimos dos incorporados durante la temporada, entre sus titulares.

Del otro lado de la cancha estará un Brooklyn que sorprendió a todos. El equipo de Kenny Atkinson, gracias a su trabajo combinado al del mánager general, Sean Marks, logró meter a la franquicia neoyorquina en sus primera postemporada desde el 2013 y tras el trunco paso de Kevin Garnett y Paul Pierce por la organización.

Philly abrirá la serie en el lugar el que ganó 32 de sus 41 partidos disputados, pero registró una de sus nueve caídas ante el rival de turno. La serie de fase regular acabó en un 2-2 por lo que la serie no tiene a un claro dominador. Si Embiid juega, el dueño de casa tendrá las de ganar, mientras que si no lo hace, Brooklyn podría dar la sorpresa.

La hora de demostrar

Green y Leonard arribaron desde San Antonio para renovarle la cara a Toronto. Foto: Getty Images.

Toronto clasificó por decimoprimera vez en su historia y lo hizo en su quinta oportunidad consecutiva desde 2014. Sin embargo, el conjunto canadiense todavía tiene como cuenta pendiente ser una fuerza en los cruces mano a mano y eso intentará demostrar desde el sábado, cuando reciba en su hogar a Orlando Magic desde las 18:00 (Directv Sports).

Las llegadas de Nick Nurse, Kawhi Leonard y Danny Green modificaron radicalmente a los Raptors en lo visto en la fase regular. Los nórdicos plantaron una ofensiva menos dependiente de su perímetro, anteriormente formado por Kyle Lowry y DeMar DeRozan (traspasado a San Antonio Spurs en el arribo de ‘La Garra’), y expandió el manejo a un quinteto capaz de golpear desde cualquier sector del campo. A la par de los perimetrales, el tridente interno de Pascal Siakam (gran candidato al MIP), Serge Ibaka y Marc Gasol le da al ataque canadiense una mayor cantidad de variantes.

En frente estará un equipo de Florida que sorprendió a todos sobre el cierre de la fase regular y metió una racha de once triunfos y dos derrotas para lograr su cometido de hacer su primera aparición en la postemporada tras la salida de Dwight Howard. El equipo de Steve Clifford supo remontar a partir de un sólido trabajo defensivo que supo combinar con el fuego externo liderado por el francés Evan Fournier y el sexto hombre Terrence Ross. A la par, Aaron Gordon se sintió cómodo por primera vez con un rol fijo, mientras que Nikola Vucevic dio otro salto de calidad para ser el líder del conjunto.

La falta de opciones, por fuera de Ross, en el banco, además del mejor andar general, pone a Toronto en una posición privilegiada de cara al cruce. Si el equipo de Nurse repite lo demostrado en el tramo recientemente terminado, será un hueso duro de roer para el equipo de Florida.

El campeón inicia su defensa ante la máxima sorpresa

Stephen Curry está en duda para el primer juego de la serie. Foto: Getty Images.

Si de sorpresas se trata, Los Ángeles Clippers dio el batacazo de la 2018-2019. Con un plantel sin estrellas, pero gran cohesión grupal, supo dar la sorpresa en el oeste para meterse en los Playoffs. Sin embargo, su octavo lugar no lo dejó en una posición para nada cómoda: enfrentará a Golden State, el único candidato al título, en su primer cruce de la postemporada (21:00 por ESPN).

Todo parece indicar que el equipo de Steve Kerr no tiene un rival que le pueda hacer frente en una serie al mejor de siete juegos. El vigente bicampeón, en su última temporada en Oakland antes de retornar a San Francisco, ahora cuenta con un quinteto todavía más demoledor tras la llegada de DeMarcus Cousins. Si el banco cuenta con el nivel que no demostró durante la fase regular, será prácticamente imposible vencerle.

Del otro lado, Doc Rivers intentará conseguir el milagro a partir de una dura defensa, la cual demostró en la temporada. Sin embargo, también necesitará algo extra por parte de sus dos principales cartas ofensivas, Lou Williams y Montrezl Harrell, como también un mayor nivel general en ataque, para tener alguna chance.

Denver recibe a San Antonio y buscará ratificar lo hecho en la fase regular

Jokic intentará reafirmar su nivel ante el marcaje molesto de Aldridge. Foto: Getty Images.

Nadie esperaba que Denver acabe como el segundo del oeste, como también pocos contaban que San Antonio ingrese a la postemporada. Sin embargo, ambos equipos silenciaron las críticas, hicieron un gran trabajo y se medirán en la primera ronda, la cual iniciará para ellos a las 23:30 (ESPN).

Michael Malone planteará el cruce a partir de su juventud y velocidad. El quinteto inicial de Murray-Harris-Barton-Millsap-Jokic buscará volver a su máximo nivel para complicar a un rival que cuenta con la experiencia de su lado. El entrenador de los Nuggets también necesitará de la regularidad de Malik Beasley, Trey Lyles e Isaiah Thomas, entre otros, para complicar a su rival de turno.

Si bien el conjunto de Texas no es el favorito, puede sacar ventaja a partir de su trabajo defensivo. San Antonio plantó una de las defensas más duras de la liga para luego de tener un mejor rendimiento en ataque. La levanta de la dupla White-Forbes también jugó un papel fundamental en el equipo de Pop, que perdió a DeJounte Murray durante la pretemporada y que pudo hacer poco uso de su novato, Lonnie Walker IV.

La clave de la serie pasará por DeMar DeRozan, el líder ofensivo de San Antonio. Si el escolta, devenido a alero por la realidad del conjunto texano, logra quebrar su maldición de postemporada y demostrar el nivel que tuvo en la fase regular, el peor posicionado presentará un duelo parejo ante el escolta. Si el ex Toronto no cumple, la serie estará al cantar de la juventud de los Nuggets.