El base argentino dará el salto a la liga más importante del planeta después de dominar en Europa. Integrará las filas del último finalista del oeste.

La espera terminó. Tras un dominio total en el básquetbol europeo, se dará el salto de Facundo Campazzo a la NBA. El base argentino se sumará a las filas de los Denver Nuggets y dejará el Real Madrid. La noticia fue la primera de esta ajetreada agencia libre 2020 de la NBA.

El albiceleste llegará a la liga más importante del planeta porque demostró tener lo suficiente para ser un base de ‘poca altura’ (1,81 mts) capaz de hacerlo todo. El físico siempre puso la incógnita sobre el argentino, pero su talento, análisis de juego, sacrificio defensivo y entrega pudo más. Así, superó una barrera que ya estaba planteada desde su época gloriosa en Peñarol de Mar del Plata.

La llegada de Campazzo a la NBA

Campazzo a la NBA es una realidad.
Campazzo ya brillaba en Peñarol de Mar del Plata. Foto: Blog de Basket.

El camino de Campazzo fue lo suficientemente extenso para dar el salto a los 29 años. Junto al conjunto marplatense supo intregrar a un plantel cuatro veces campeón del certamen local, y ganar la Liga de las Américas del 2009-10 con un rol importante pese a su corta edad.

Luego llegó el salto a España, con una primera temporada de acomodo en el Real Madrid mientras el combinado ganaba la triple corona (Liga ACB, Copa del Rey y Euroliga). Por eso, el posterior préstamo al UCAM Murcia le dio la chance de demostrar su nivel. Fue líder de un equipo que no aspiraba a entrar a Playoffs, lo metió en la postemporada de la Liga Endesa y hasta llegó a darle un susto al mismo Real Madrid en la primera ronda, elenco que luego se consagró campeón.

Aquella temporada 2015-16 junto al Murcia terminó de determinar quién iba a ser Campazzo en Europa. El argentino ya había integrado al equipo argentino en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, como también había integrado al conjunto que dijo presente en el Mundial de España 2014. Ya tenía el nivel para dominar, pero en esa campaña lo terminó de demostrar en la cancha, como siempre lo hizo en su carrera.

La vuelta y el salto

El resto del camino es de común conocimiento. Ganó todo lo que pudo, incluyendo una Euroliga en 2018, dos Ligas ACB (2018 y 2019), una Copa del Rey (220) y  tres Supercopas de España (2018, 2019 y 2020). A la par, lideró a Argentina a la clasificación al Mundial de China 2019 y fue factor determinante en la aparición en aquella final frente a España. No fue integrante de aquel quinteto ideal del Mundial porque Ricky Rubio se alzó con la copa, pero tranquilamente podría haber dicho presente.

Desde ahora, todo girará en torno a los Denver Nuggets. Aumentará la venta de sus camisetas; una vez finalizada la pandemia por el COVID-19 estará la idea de viajar a la ciudad de Colorado para verlo jugar. Allí no arrancará de cero ya que tiene a un entrenador, Michael Malone, que tiene muy en claro el impacto de los jugadores de paso por Europa. Su objetivo personal será terminar de ganarse el lugar, mientras que el colectivo será tener revancha de aquella final de conferencia perdida ante Los Ángeles Lakers.