Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Previa NBA 2020-21: Utah Jazz

Previa NBA 2020-21 – Utah Jazz: La incógnita del oeste

El equipo de Quin Snyder llega tras una temporada peor a lo esperado, aunque mostró varios puntos positivos en la agencia libre. ¿Dónde terminará?

Plantel

Donovan Mitchell firmó el contrato máximo con el Utah Jazz en la previa de la temporada 2020-21 de la NBA.
Foto: Getty Images.

Este es el roster del Utah Jazz en la previa de la temporada 2020-21 de la NBA:

Bases: Mike Conley, Jordan Clarkson, Shaquille Harrison y Nigel Williams-Goss.
Escoltas: Donovan Mitchell, Georges Niang y Miye Oni.
Aleros: Bojan Bogdanovic, Royce O’Neale y Elijah Hughes.
Ala-pivotes: Joe Ingles, Derrick Favors y Juwan Morgan.
Pivotes: Rudy Gobert y Udoka Azubuike.
Two-way: Trent Forrest y Jarrell Brantley.
Entrenador: Quin Snyder.

Posible rotación

Rudy Gobert es la gran duda del Utah Jazz en la previa de la temporada 2020-21 de la NBA.
Foto: Getty Images.

Titulares: Mike Conley, Donovan Mitchell, Bojan Bogdanovic, Joe Ingles y Rudy Gobert.
Suplentes principales: Shaquille Harrison, Jordan Clarkson, Royce O’Neale, Derrick Favors y Udoka Azubuike.
Tercera unidad: Nigel Williams-Goss, Miye Oni, Georges Niang, Elijah Hughes y Juwan Morgan.

Análisis

Mike Conley viene de una 2019-20 para el olvido. La mayor expectativa del Utah Jazz en la previa de la temporada 2020-21 está sobre él.
Foto: Getty Images.

Utah fue uno de los grandes protagonistas del 2020, aunque por las razones no deseadas. El equipo apuntaba a dar que hablar en la 2019-20 tras las llegadas de Mike Conley y Bojan Bogdanovic. Sin embargo, el base no estuvo cerca del nivel que supo mostrar en Memphis Grizzlies; mientras que el alero croata, que tuvo una gran fase regular, se perdió el regreso a la actividad en la burbuja de Orlando por una lesión en la muñeca derecha.

El combinado de Salt Lake hizo lo necesario para acceder a la burbuja y a los Playoffs, pero luego no pudo superar la primera ronda. Donovan Mitchell se ganó el contrato máximo por su estupenda serie ante Denver Nuggets. No obstante, la franquicia falló en la contención a Jamal Murray, dándole la chance de liderar la remontada tras un adverso 3-1. De esta manera, Utah quedó a un paso de enfrentar a los Clippers y, quizás por el contexto, también de jugar las finales del oeste ante los Lakers.

El Jazz tenía que hacer una buena agencia libre para que estos supuestos puedan verse como posibles realidades en la previa de la temporada 2020-21 de la NBA. Esto incluía: retener a sus estrellas; renovar a Jordan Clarkson; profundizar su floja banca; encontrar un buen base suplente; y elegir bien en el Draft.

El primero de los puntos servía para disipar dudas y especulaciones. Mitchell acordó una renovación máxima, lo que garantiza su futuro hasta junio del 2026. La situación es más compleja con Rudy Gobert, quien todavía no estampó la firma y enfrentará el último año de su actual contrato. Algún rumor lo vinculó a un posible traspaso a los Boston Celtics a cambio de Gordon Hayward, pero la noticia sólo quedó en rumor.

El banco incluyó tres de los cuatro puntos necesarios. Clarkson no dejó lugar para la duda y negoció un contrato de 52 millones de dólares por cuatro años. Su vínculo puede parecer excesivo, pero el ex Lakers se lo ganó en la cancha como el suplente más constante en ataque. El jugador promedió 15,6 puntos por juego con un 35,6% de efectividad a la hora de los triples.

 

La segunda unidad también se profundizó por la llegada de dos interiores. Por un lado, Derrick Favors volvió a la franquicia tras pasar un año en New Orleans Pelicans. El ala-pivote de 29 años será un complemento para Gobert, ya que tendrá a un jugador de características similares en la cancha a la hora de darle descansos. Favors promedió 9,0 puntos, 9,8 rebotes, 1,1 tapas y 0,9 robos en 24,4 minutos durante la 2019-20.

El otro interior será una apuesta: Udoka Azubuike. El nigeriano de 21 años llegó con la 27° elección del Draft 2020 tras pasar los últimos cuatro años en la Universidad de Kansas. La última temporada de la NCAA lo tuvo como el mejor jugador del año en la Conferencia Big 12; fue el jugador defensivo del año para la Asociación Nacional de Entrenadores de Básquetbol; e integró el segundo quinteto ideal All-American. Su estilo de juego es similar al de Favors, con promedios de 13,7 puntos, 10,5 rebotes y 2,6 tapas en 27,7 minutos en la 2019-20.

La gran duda de la rotación pasará por quién asume el rol de conductor cuando Mike Conley salga de la cancha. Clarkson es naturalmente un base, pero que juega mejor sin el balón y saliendo de las cortinas para las acciones de catch-and-shoot. Emmanuel Mudiay había llegado a Utah en la temporada pasada para realizar este rol, pero no conformó a la franquicia. El puesto quedó momentáneamente para Shaquille Harrison, quien llegó tras su paso por los Chicago Bulls. Sin embargo, se espera que Utah analice otras opciones para la posición.

¿Por qué puede ser la sorpresa?

Utah puede aprovechar la situación del oeste para meterse entre los cuatro mejores equipos de la conferencia. El equipo supo potenciar su base de la 2019-20, mientras que el resto tiene varios puntos que resolver.

Denver perdió a dos jugadores claves en defensa como Jerami Grant y Torrey Craig, aunque sumó a Campazzo. Oklahoma arrancó su reconstrucción y se prevé fuera del play-in. Houston es una bomba de tiempo por la tirante relación con James Harden. Golden State tendrá que volver a ensamblar con Curry aunque sin Klay Thompson. Mientras que Dallas no hizo movimientos significativos en toda la agencia libre y sigue proyectándose falto de nivel defensivo.

El punto principal para que Utah pueda tener un mejor resultado es tener un mayor aporte por parte de Mike Conley. El base bajó considerablemente su nivel respecto de su época en Memphis Grizzlies, aunque tuvo un buen paso por la burbuja de Orlando con 18,8 puntos, 7,0 asistencias y 1,1 robos en 33,5 minutos por juego. Si el armador logra aportar su conducción y defensa para complementar el goleo de Mitchell y Bogdanovic, el quinteto inicial dejará de presentar dudas.

A la vez, la banca presentará menos huecos que en la 2019-20. Su gran deuda será el base conductor de la segunda unidad, que todavía no pudo conseguir. Ese será el objetivo principal del gerente general, Dennis Lindsey, de cara al inicio de la campaña como el trade deadline. Si la franquicia logra sacarle un poco de presión al quinteto inicial y liberar a Clarkson de la creación de juego, tendrá más chances de competir a la hora de los Playoffs.

Una vez dentro de la postemporada, aparece la incógnita. Utah no tuvo a Conley en dos de los siete partidos ante Denver, mientras que le faltó un Bogdanovic que favorece el spacing por su goleo exterior. Si el equipo goza de buena salud, puede encontrar más por parte de cada uno de sus intérpretes y exigir un poco menos a Mitchell.

Desde ahí cualquier especulación puede ser posible. El único resultado improbable parece un triunfo sobre los Lakers en una serie a siete juegos. Sin embargo, ya se sacó de encima lo más importante: retener a Donovan Mitchell y Rudy Gobert.