Phoenix se complicó pero venció a Atlanta

Los Suns vencieron 117-110 a los Hawks en un juego en el que siempre estuvieron al frente, pero necesitaron ser efectivos al final para imponerse.

Phoenix podía ir a buscar a varios jugadores después de su excelente paso por la burbuja de Orlando en el ocaso de la 2019-20. Pero cuando fichó a Chris Paul mostró, una vez más, la identidad que buscaba. Un equipo inteligente, capaz de leer el juego y actuar en base a ello. Una identidad que no exima el ataque, ni la defensa.

Esa idea volvió a quedar clara en el párquet del Phoenix Suns Arena en Arizona este martes por la noche. El dueño de casa venció a los Atlanta Hawks por 117-110 en un juego en el que estuvo siempre al frente y llegó a mandar por 16.

La visita complicó con sus mejores cartas. Bogdan Bogdanovic acabó con 22 puntos, seis asistencias, cuatro rebotes y cuatro robos en lo que posiblemente fue su mejor juego desde su arribo a la franquicia. Clint Capela se mostró tan dominante como siempre en la pintura, con 16 tantos y 16 rebotes. Por su parte, Trae Young volvió a estar inefectivo con el tiro, aunque acompañó a sus 19 unidades con 13 asistencias para abastecer a las otras dos patas del tridente.

A través de este trío, el equipo de Nate McMillan llegó a reducir el margen y poner en aprietos al local. Sin embargo, a diferencia de otras campañas en la que la juventud perdía en estos escenarios, el dueño de casa mantuvo la compostura y lo ganó de manera inteligente.

La mejor manera de analizarlo pasó por esta acción de Chris Paul (12 puntos y ocho asistencias). El base fintó a jugar un pick-and-roll con Deandre Ayton, llevó a Bogdan Bogdanovic a negar el bloqueo y aprovechó el hueco para castigar cerca del aro.

O por esta de Mikal Bridges (10 unidades y cinco rebotes). Atlanta pensó que la jugada clave iba a ser para Paul, pero el alero reconoció la intención del rival, fintó el pase de mano en mano y eludió a la defensa rival para una definición fácil cerca del aro.

Phoenix aprovechó el contexto para rotar, sobre todo porque el miércoles volverá a jugar, esta vez ante los Chicago Bulls. Aunque, en el momento más complicado de la noche, sacó pecho. Además, usó la cabeza para volver a demostrar porqué es uno de los mejores equipos del momento.

El resumen de Phoenix Suns 117-110 Atlanta Hawks