Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Julius Erving fue el primer jugador en ganar el premio al mejor de la semana.

Julius Erving fue el primer mejor jugador de la semana de la historia

El representante de los Philadelphia 76ers fue el primer acreedor del premio al mejor jugador de la semana. Ocurrió el 21 de octubre de 1979.

Un premio que cada vez toma más relevancia es el premio al mejor jugador de la semana. El mismo tiene dos acreedores, uno para el mejor de cada conferencia, desde la primera entrega en la temporada 2001-02.

Sin embargo, entre 1979 y 2001 siempre hubo un sólo ganador. El primero de ellos fue Julius Erving, quien se impuso en la jornada del domingo 21 de octubre de 1979. Esa fue otra de las modificaciones que se le dio al premio, pasar de ser entregado un domingo a ser otorgado un lunes.

El Doctor J lo logró a los 29 años luego de un gran pasaje en el inicio de la 1979-90. Su equipo, Philadelphia Sixers, ganó los tres juegos que disputó en la semana, con victorias sobre Nets, Pistons y Knicks. Estas últimas dos se dieron en un back-to-back (juegos en noches consecutivas) entre el viernes 19 y el sábado 20 de octubre.

El primer encuentro de la semana tuvo un significado especial para Erving ya que enfrentó a los New Jersey Nets, equipo al que había pertenecido en su época ABA (1973-76). Erving fue el mejor jugador de la historia de la difunta liga, recibiendo un premio por su paso especial como también paso exitoso por la franquicia. Allí fue campeón, MVP de fase regular, MVP de Playoffs tanto en 1974 como en 1976.

No obstante, el dueño de casa sufrió al jugador más importante historia en aquella noche del miércoles 17 de octubre de 1979. El alero comandó el triunfo de Philly por 113-88 con 22 puntos, 11 rebotes, cuatro robos, dos asistencias y dos tapas. Además, encajó nueve de sus 18 tiros de campo, cuatro de los seis tiros libres que tomó y, como si todo esto fuese poco, no registró pérdidas. Todo esto en 28 minutos.

Tras un jueves de descanso, Philadelphia regresó a casa para recibir a Detroit, que venía de ganar tres de los primeros cuatro juegos de la campaña. Erving no se achicó ante un equipo duro y terminó con 36 puntos, 10 rebotes, siete asistencias y un bloqueo. Además, nuevamente no presentó pérdidas en 38 minutos. El juego fue parejo hasta el último cuarto, momento en el que el dueño de casa montó un parcial de 25-17 para vencer por 112-104.

El exigente juego ante Detroit tuvo sus secuelas en la visita a New York Knicks de la jornada del sábado. El local, de la mano de Toby Knight y Ray Williams, abrió la jornada con un 38-24 que puso en aprietos a Philadelphia. No obstante, la visita dominó con otro buen papel de Erving (17 puntos, cuatro rebotes, tres asistencias y un robo) en una noche en la que el equipo tuvo a siete jugadores por encima de los 14 puntos. Parciales de 38-21, 30-22 y 40-33 delinearon el 136-131 definitivo que significó un arranque de 5-0 para los Sixers.

De esta manera, Erving cerró la semana con medias de 25,0 puntos, 8,3 rebotes, 4,6 asistencias, 1,6 robos y 1,0 tapas. Un papel que acompañado por el gran comienzo de su franquicia fue más que suficiente para ser el ganador del premio. El primero de una tradición que se mantiene hace casi 41 años.