Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

James Harden, una apuesta que encaja con la historia de los Nets

Brooklyn Nets sumó a: James Harden.
Entregó: Caris LeVert (Indiana Pacers); Taurean Prince y Jarrett Allen (Cleveland Cavaliers); Rodions Kurucs (Houston Rockets); tres elecciones de Draft propias (2022, 2024 y 2026); una elección de Milwaukee Bucks (2022) y cuatro derechos de cambio (2021, 2023, 2025 y 2027) a Houston Rockets.

Los Nets llegaron a Brooklyn para el inicio de la 2012-13. Desde entonces, siempre hicieron apuestas fuertes en busca de éxito.

Antes de su debut en la ciudad neoyorquina, cambiaron a cinco jugadores por Joe Johnson. Luego, el 13 de junio del 2013, hicieron un movimiento recordado para adquirir a Paul Pierce y Kevin Garnett desde Boston Celtics. En tanto, el 30 de junio del 2019, tras seis años de una reconstrucción dura aunque más veloz de lo esperado, se deshicieron de D’Angelo Russell (por aquel entonces, All-Star) para sumar a Kevin Durant. Esto generó el arribo de Kyrie Irving, quien era agente libre.

A partir de estos antecedentes, la apuesta fuerte va en concordancia con sus ocho años de historia tras la relocalización. La franquicia adquirió a James Harden, el máximo anotador de la liga en los últimos cinco años; uno de los escoltas más importantes de la historia de la NBA. Lo hizo a través de la partida de tres buenos jugadores como también del compromiso de sus elecciones de Draft hasta el 2027.

El movimiento podrá generar la aparición de algún fantasma por la transacción de Pierce-Garnett. La diferencia con aquella situación pasa por los derechos de cambio. Brooklyn mantendrá cuatro elecciones de Draft, pese a que lógicamente serán las peores posicionadas. Los picks del 2022 no presentarán una gran preocupación, ya que la franquicia espera estar entre los mejores equipos de la liga. Lo mismo sucederá con Milwaukee, sobre todo si quiere mantener a Giannis Antetokounmpo.

 

La gran duda: Irving y Harden

James Harden fue traspasado a los Brooklyn Nets y deberá acomodarse a jugar con Kyrie Irving.
Foto: USA Today Sports.

Una de las principales preocupaciones de los Warriors en 2016 era cómo iba a encajar Kevin Durant con Stephen Curry y Klay Thompson. Las preguntas giraban en torno al conductor, los lanzamientos y quién era el encargado de tomar un tiro definitorio. Para alegría de ellos, los tres años de KD acabaron con dos anillos (2017 y 2018). También disputaron las finales del 2019, que podrían haber acabado en sus manos si no hubiesen sucedido tantas lesiones.

Trasladando esa situación a los Nets, Harden y Durant encajan. La Barba es un conductor natural, que promedió 7,7 asistencias en su etapa en Houston y tuvo picos de doble dígitos en dos temporadas, incluyendo la 2019-20. Por el lado de los lanzamientos, se intuye que cada uno tomará al menos 20 por partido, lo que no generará grandes discusiones o celos entre ellos.

La gran duda yace entre Harden e Irving. El escolta necesita del balón en sus manos, algo que lo llevó a tener discusiones con otros bases (Chris Paul y Russell Westbrook). La situación con el ex Cleveland Cavaliers es similar. Irving es conocido como uno de los mejores bases a partir de su manejo del balón y su conducción.

Brad Stevens señaló en 2017 que Irving era un buen jugador sin el balón porque “tiene la habilidad de generar la posibilidad de hacer cortes y ganarle la espalda a sus rivales”. No obstante, Boston terminó deshaciéndose de Irving por la falta de orden que generó el no poder tenerlo conforme.

Así, la relación entre Harden e Irving será tan vital como la intervención del cuerpo técnico. El punto positivo es que este tiene a Steve Nash y Mike D’Antoni, dos entrenadores destacados por su orden ofensivo. Si Nash logra imponer su estilo y el ex Houston ayuda en la contención a Harden, el equipo podrá tener uno de las mejores ataques de la liga.

Si la relación no ayuda, Irving aparecerá como pieza de intercambio. La franquicia ya manifestó su molestia con sus recientes actitudes para ausentarse y la posibilidad de traspaso siempre está en la mesa para esta gerencia.

 

La situación por fuera del tridente

El otro acierto de los Nets es no haber desarmado la base del equipo que tuvo un buen arranque de temporada. El tridente de Irving, Harden y Durant será acompañado por Jeff Green en el perímetro, lo que generará espacios para que DeAndre Jordan, el otro titular del equipo, pueda operar en la pintura.

A la hora de la rotación, la partida de Caris LeVert se suma a la baja de Spencer Dinwiddie, lo que deja a Brooklyn sin un conductor claro. La franquicia utilizará mucho más al tándem de Bruce Brown (promedió 15,2 minutos en los primeros nueve partidos) y Chris Chiozza mientras espera por la vuelta de su veterano de 27 años.

El resto de la rotación la completarán dos buenos tiradores como Landry Shamet y Joe Harris; un jugador mixto como Timothé Luwawu-Cabarrot; y un pivote con poca experiencia como Nicolas Claxton, que todavía no hizo su debut en la 2020-21.

Los nombres indican que Brooklyn debe dar un salto de calidad en defensa, como también debe encontrar a un pivote más confiable a la hora de rotar. JaVale McGee (Cleveland Cavaliers) será una opción a considerar para esto último, mientras que el devenir de la situación de Kyrie Irving definirá si va en busca de un jugador que aporte en defensa por el mínimo de veterano o si va por un especialista en este costado.

1 COMENTARIO