Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

San Antonio Spurs: Por una clasificación histórica

San Antonio ya tiene la mayor marca de clasificaciones consecutivas a los Playoffs. Pero, si lo logra en 2020, podrá establecer un récord único en la NBA. El equipo texano lo intentará lograr con un plantel en crecimiento, plagado de jóvenes, y con algunas dudas sobre sus estrellas.

Plantel

Bases Escoltas Aleros Ala-Pivotes Pivotes
Derrick White Bryn Forbes DeMar DeRozan Rudy Gay LaMarcus Aldridge
Dejounte Murray Lonnie Walker IV DeMarre Carroll Trey Lyles Jakob Poeltl
Patty Mills Marco Belinelli Keldon Johnson Luka Samanic Chimezie Metu
Quinndary Weatherspoon (Dual) Drew Eubanks (Dual)

La vida tiene tres cosas inevitables: la muerte, los impuestos y tener a los Spurs en los Playoffs. A pesar de los retiros y cambios de nombres, Gregg Popovich supo mantener viva una racha de 22 años (1998-2009) con apariciones en la postemporada, la máxima que tiene la NBA en la actualidad -le siguen Rockets y Warriors con siete veces-. También, es la racha máxima que tuvo la NBA en su historia, aunque este récord también lo ostenta Philadelphia 76ers (1950-1971). De esta manera, en la 2019-20 buscará establecer una marca única, más allá de, nuevamente, no ser considerado candidato a decir presente en la siguiente etapa por parte de los expertos.

El equipo viene de tener su primera temporada tras el retiro del tridente formado por Manu Ginóbili, Tony Parker y Tim Duncan -quien asumió como asistente de Popovich tras la salida de Ettore Messina al Olimpia Milano-; como también luego de la polémica salida de Kawhi Leonard y el año de baja de Dejounte Murray, que se rompió los ligamentos cruzados durante la pretemporada pasada.

A partir de este contexto, Popovich volvió a sus raíces: estableció un equipo fuerte en defensa, mientras que fue solidario en ataque, más allá del goleo que aportaron tanto LaMarcus Aldridge como DeMar DeRozan (llegó a cambio de Kawhi, junto a Jakob Poeltl).

 

Además, el entrenador hizo oídos sordos a las críticas y apostó por Derrick White (jugador electo con el 27° puesto del Draft 2017) como base titular, quien se volvió una estrella. El armador mantuvo promedios de 9,9 puntos, 3,9 asistencias, 3,7 rebotes, 1,0 robos y 0,7 tapas por encuentro durante la fase regular, mientras que elevó su goleo a 15,1 durante los Playoffs, sin registrar caídas significativas en sus otros números. De no ser por los grandes momentos que tuvieron D’Angelo Russell o Pascal Siakam, hubiera sido el máximo candidato al MIP (Jugador de Mayor Crecimiento) de la 2018-19.

De esta manera, tras la eliminación en el séptimo juego de la primera ronda ante Denver Nuggets, San Antonio volvió a entender que el camino a resultados mejores es con paciencia, a través de sus jóvenes. Por eso, no hizo grandes movimientos en la agencia libre: ejecutó las cláusulas de los contratos de White y Lonnie Walker IV para la 2020-21; fichó a Luka Samanic (19°) y Keldon Johnson (29°) a través del Draft 2019; y, en su movimiento más discutible, mantuvo a Rudy Gay con un nuevo vínculo por dos años (32 millones -16 por año-).

El momento de mayor confusión de la agencia libre

Foto: Clutch Points.

Las únicas dos llegadas veteranas del equipo se dieron a partir de una situación confusa. La franquicia dejó ir a un ala-pívot de buen lanzamiento externo como Davis Bertans a New Orleans a cambio de DeMarre Carroll (29M en dos años) en un movimiento a tres bandas que también incluyó a los Washington Wizards. Unos días más tarde, el equipo acordó la llegada de Trey Lyles (11M en dos años) para reemplazar el hueco que dejó la salida del letón.

Sin embargo, estos dos arribos se debieron a que los Spurs inicialmente tenían un buen objetivo: Marcus Morris Sr. El ala-pívot puso fin a su paso por Boston y quedó como agente libre, siendo manejado por aquel entonces por Rich Paul, agente de LeBron James y Anthony Davis (jugadores de los Lakers), entre otros. Según el diario New York Daily News, Morris tenía una oferta de 41 millones por tres años con los Clippers, pero Paul le señaló que no era conveniente firmar con los angelinos ya que podría sumarse a los Lakers.

Unos días más tarde, esta oferta no apareció y Paul le acercó un contrato de los Spurs, tazado en 20 millones a cobrar en dos campañas (10M por año). En un entredicho entre el representante y el jugador, el círculo de Morris aceptó la oferta de San Antonio, pero unos días más tarde terminó recalando en Nueva York Knicks (15M en un año).

Tras esta discusión, Morris despidió a Paul, firmó con los Knicks y obligó a los Spurs a quedarse sin un ala-pívot de capacidad ofensiva como la de Bertans o la del ex Celtics, y con un Carroll que se destaca por su labor defensiva. Por eso, abrochó a Lyles, quien fue liberado de los Nuggets por la posibilidad de darle tiempo de juego al prometedor Michael Porter Jr. El canadiense, que cumplirá 24 el próximo 5 de noviembre, promedió 8,5 puntos y 3,8 rebotes en 17,5 minutos por partido durante la pasada temporada.

Las llaves son para los jóvenes

El regreso de Murray, uno de los más esperados por la liga. Foto: AP.

Está claro que los Spurs apostarán por los jóvenes. White y Murray serán las cartas principales en la conducción por sus aportes en ambos de la cancha, mientras que Forbes y Walker IV serán las opciones de anotación perimetral tanto en el quinteto inicial como en la segunda unidad. De esta manera, habrá que analizar cómo cuajan dos veteranos, campeones en 2014, como Patty Mills, una de las grandes estrellas del último Mundial de China, y Marco Belinelli. Aunque, conociendo a Pop, las chances para ellos van a estar.

A la hora del frontcourt, habrá mucho más para analizar. Como en los últimos años, LaMarcus Aldridge será la estrella del plantel, mientras que DeMar DeRozan estará bajo la lupa. El ex escolta de los Toronto Raptors tiene un año más de contrato, aunque este tiene una cláusula de salida para el jugador. Tras una buena fase regular, pero un rendimiento inconstante en la postemporada, DeRozan podría llegar a irse de San Antonio por decisión propia si así lo desea.

En tanto, la negativa de Morris jugará un papel clave a la hora de la rotación. Rudy Gay será el ala-pívot titular tras su renovación, abriéndole la cancha a Aldridge (o Poeltl) para operar en los postes, como también para cederle la chance de impacto a DeRozan a través de su penetración. Sin embargo, sin Bertans, ni un anotador clave en la segunda línea, San Antonio deberá buscar opciones para el lanzamiento exterior.

Como se sabe, los jóvenes (Samanic, Johnson y Metu) suelen pasar el primer año de sus carreras con el equipo de la G-League. A partir de esto, Carroll y Lyles podrían quedar como ala-pivotes sustitutos para las distintas situaciones que se presenten, mientras que Belinelli sería elevado al puesto de alero para darle ese lanzamiento externo que siempre caracterizó a los Spurs.

A no dejarlos fuera desde temprano

Derrick White, la ‘nueva’ carta fuerte de los Spurs. Foto: NBA.

La realidad indica que San Antonio atraviesa una transición con su plantel, pero considerarlo sin chances de Playoffs sería cometer un error grave (una vez más). El equipo de Pop no estará entre los primeros puestos del oeste (Lakers, Clippers, Warriors, Rockets, Jazz y Blazers), pero tendrá una disputa similar a la de los últimos años para decir presente en lo que podría ser su 23° aparición consecutiva en la postemporada.

Sus rivales directos serán Nuggets, Pelicans, Kings, Mavericks y, quizá, Timberwolves, en lo que se proyecta una lucha por dos plazas. A diferencia de los últimos cuatro mencionados, los Spurs ya tienen la fórmula para su funcionamiento, mientras que los restantes tendrán que ir cuajando sus piezas a medida que la temporada progrese.

Si bien tendrá que trabajar arduamente en un oeste que está más fuerte que en otros años, San Antonio presentará un estilo de juego basado en la defensa, el cual le permitió ser el más campeón (junto a los Warriors, con cuatro conquistas) durante los primeros 20 años del Siglo XXI. Si la salud juega a su favor, y Murray regresa en un nivel similar al que dejó antes de la lesión, quizá hasta lo veamos peleando por puesto que le otorgue ventaja de localía en la primera ronda (1-4 de la conferencia).