Los Rockets volvieron a despegar

Houston volvió a sacar una amplia diferencia por medio de sus triples (19, doce en el segundo tiempo) para empatar 2 a 2 la serie, luego de aplastar a San Antonio por 125 a 104, de local.

Fue un partido muy emocional para Patrick Beverley debido al fallecimiento de su abuelo. El base tuvo la suerte de dedicarle un gran triunfo, lo que vuelve a emparejar la serie frente a los Spurs (2-2).

El elenco dirigido por Mike D’Antoni se reencontró con su arma letal: los triples. En esta ocasión, convirtió doce de sus 19 lanzamientos desde el perímetro durante la segunda mitad, sacando así una máxima ventaja de 25 tantos cuando restaban 4:51 para el cierre del encuentro.

James Harden (28 unidades y 12 asistencias) y Eric Gordon (22, 6-9 en triples) fueron los mejores jugadores de la noche, combinando el 40% de los puntos de Houston.

Por el lado de San Antonio, su momento más destacado del partido fue en el segundo cuarto, ya que finalizó el segundo cuarto con un parcial de 31-23 a su favor, luego de haber iniciado el juego con el pie izquierdo (34-22 abajo en el primer período).

Pese a ello, los de Gregg Popovich no contaron con las mejores versiones de la dupla ofensiva compuesta por Kawhi Leonard y LaMarcus Aldrige porque ambos encestaron 16 unidades, diez menos que en el juego 3. Tampoco pudieron mantener su solidez defensiva frente a unos efectivos Rockets, a pesar de no haber contado durante gran parte del encuentro con Nene (lesión en la ingle izquierda) y Clint Capela (25 minutos por llegar a las cinco faltas personales).

Jonathon Simmons tuvo la actuación más aceptable por parte de la visita, debido a que convirtió 17 tantos. En tanto, Emanuel Ginóbili se metió entre los 26 máximos anotadores en la historia de los Playoffs (2.931) tras sumar nueve puntos (4-7 en tiros de campo, 1-2 en triples), además de bajar un rebote defensivo y repartir dos asistencias.

El juego 5 se llevará a cabo este martes a las 21, esta vez en el AT&T Center.