Le creó un problema a Houston

A pesar de la baja de Tony Parker, San Antonio derrotó a los Rockets por 103 a 92, de visitante, y recuperó la ventaja de la localía (2-1). LaMarcus Aldridge fue la figura con 26 puntos, cuatro tapas y siete rebotes. 

Muchas dudas se generaron sobre el rendimiento de los Spurs a partir de ahora, ya que jugó el primer partido de Playoffs en 16 años sin la presencia de Tony Parker, quien no jugará por el resto de la postemporada por un desgarro en el tendón del cuadriceps izquierdo.

Sin embargo, el conjunto texano mantuvo su gran nivel de juego, sobre todo en defensa porque le generó imprecisiones en los lanzamientos desde el perímetro a Houston (12-39, 30.8% de efectividad), el mismo equipo que se quedó con el juego 1 tras convertir 22 triples. De hecho, James Harden (43), Trevor Ariza (17) y Clint Capela (12) encestaron 72 de los 92 tantos de su equipo.

Por el lado de San Antonio, Kawhi Leonard se volvió a destacar con sus 26 unidades, 10 rebotes y siete asistencias, pero LaMarcus Aldridge liquidó el encuentro anotando ocho puntos en el parcial de 11-4 que sacó la visita en los primeros 5:53 del último cuarto. El ala pivote de 2m11 convirtió 26 tantos, tapó cuatro tiros y capturó siete tableros.

También, Jonathon Simmons sorprendió con sus claves intervenciones, mientras el resultado todavía se encontraba nivelado. El escolta de 27 años sumó siete puntos (un triple sobre el cierre del tercer período) y seis rebotes.

En tanto, Emanuel Ginóbili pisó el parquet durante 16 minutos. En ese tiempo, el bahiense aportó cinco tableros y dos pases gol, pese a que no haya concretado ningún tiro de campo.

El juego 4 se llevará a cabo este domingo a las 22 (transmite Directv Sports), otra vez en el Toyota Center.