Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Estrenaron el año con una paliza

Los Lakers vencieron 118-108 a los Suns en Los Ángeles y ganaron su primer partido del 2020. Los locales llegaron a gozar de una ventaja máxima de 36 puntos.

El 2020 tuvo el arranque ideal para Los Ángeles Lakers. La franquicia, que aspira a quedarse con el título de campeón de la NBA en junio, ganó su primer partido del año de la manera que tanto quiere: aplastando a su rival con un juego vistoso. Eso fue lo que logró ante Phoenix Suns, con un marcador final de 117-107 que no reflejó lo que realmente pasó en la cancha.

Pocas veces se vio en la liga una diferencia tan marcada entre un equipo y otro durante el primer cuarto. El dueño de casa estuvo muy efectivo en ataque, mientras que en defensa contuvo a Devin Booker (32) y dejó a su rival sin chances claras de anotar, además de producirle una sequía goleadora de cinco minutos, la cual prácticamente finiquitó el partido. Phoenix pasó de hallarse 13 a 28 tantos por detrás en el tramo, mientras observaba como LeBron James (31 puntos, 13 rebotes, 12 asistencias, dos robos y una tapa) y Anthony Davis (26-11-2) guiaban a su equipo a un ritmo brutal. El parcial acabó con un lapidario 43-17.

Desde entonces el resto del partido prácticamente fue un trámite. El equipo llegó a tomar una diferencia máxima de 36 unidades, irse al descanso con un claro 74-41, mientras que apenas tuvo un pequeño sobresalto en el último cuarto ya que el rival cortó el margen a siete unidades tras un doble de Kelly Oubre Jr (26). Esto se dio porque la escuadra angelina estuvo lejos de tener buenos aportes anotadores de su banco, siendo Kyle Kuzma (15) el único en doble dígito, aunque este lo logró a través de un 5/15 de campo y 3/10 en triples.

No obstante, con 2:13 en el reloj, además de un favorable 110-103, el local levantó el nivel, apenas cedió un tiro de campo, y encontró en LeBron la llave ofensiva para cerrar el partido.