Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Volvió a ganarle la serie

Sin Durant ni Cousins, Golden State superó a Houston por 118 a 113, de visitante, y se clasificó a las Finales del Oeste (4-2). Stephen Curry (33 y cuatro), Klay Thompson (27 y siete) y Andre Iguodala (17 y cinco) combinaron 77 puntos y 16 triples.

stephen-curry.jpg
Foto: Getty Images.

Había muchas expectativas por ver la forma en que se manejaban los Warriors en el sexto partido, tras la baja de Kevin Durant (distensión en el gemelo derecho). Sin embargo, contaron con los recursos necesarios para clavarles otra espina a los Rockets en el Toyota Center, el mismo escenario que en las Finales de Conferencia del 2018.

Stephen Curry aprovechó la ausencia del alero para liderar la ofensiva del último bicampeón. Luego de un primer tiempo sin anotaciones, el base se desquitó en el complemento, encestando 33 tantos (23 en el cuarto período) y cuatro aciertos desde el perímetro. Klay Thompson lo acompañó con su mano certera en los lanzamientos, ya que convirtió 27 y siete, además de haber bloqueado dos tiros.

También, Draymond Green aportó su espíritu, carácter y solidez defensiva, debido a que sumo ocho tantos, diez rebotes y siete asistencias. En tanto, Andre Iguodala demostró una vez más que se encuentra en un gran nivel y supo ocupar el puesto de Durant. El MVP de las Finales 2015 terminó con 17 (cinco triples), dos, tres y cinco robos.

De todos modos, no hay que dejar de lado la enorme actuación de los suplentes, que mantuvieron al conjunto de la Bahía en juego durante la sequía de los referentes. Kevon Looney (14 unidades y cinco tableros) y Shaun Livingston (11) fueron los más destacados.

Con este resultado, Golden State volvió a avanzar a las Finales del Oeste, luego de imponerse en la serie sobre Houston por 4 a 2. Su rival saldrá del ganador de Portland y Denver (disputarán este domingo el encuentro definitivo).