«Siento que puedo seguir jugando»

A pesar de que lo pensará «por tres o cuatro semanas», Emanuel Ginóbili se mostró satisfecho por su rendimiento a lo largo de los Playoffs. También, se refirió a la ovación por parte de los hinchas de San Antonio: «Fue raro pero lindo de vivir».

Emanuel Ginóbili.jpg
Emanuel Ginóbili: «Se siente muy bien recibir ese tipo de aprobación y respeto» (Foto: Bleacher Report).

Quedaban 2:25 para el final del partido. San Antonio caía ante Golden State por una diferencia de 124-108, lo que sentenciaba su final de la temporada 16/17. Fue por eso que, antes de que Stephen Curry ejecutara el segundo tiro libre, el entrenador Gregg Popovich pidió a la mesa del control de hacer un cambio, con el objetivo de que los hinchas del conjunto texano ovacionaran (quizás por última vez) a uno de los máximos referentes en la historia de la franquicia: Emanuel Ginóbili.

Es que al bahiense se le culmina el contrato con los Spurs a fines de junio, por lo tanto el bahiense deberá reflexionar durante el verano estadounidense sobre el futuro de su carrera. No obstante, fue a la vez discreto y agradecido al hablar sobre su manera de experimentar el emotivo momento, mientras dejaba de pisar el AT&T Center.

«Fue raro pero lindo de vivir, no tengo muchas palabras para describir, pero se siente muy bien recibir ese tipo de aprobación y respeto. Es lo que todos buscamos porque sacude tu mundo», expresó Manu.

Los espectadores se quedaron con las ganas de seguir viéndolo jugar por más partidos, pero el conjunto texano fue barrido por un histórico Golden State, ya que se convirtió en el primer equipo de la NBA en ganar los primeros doce partidos de la postemporada. De esta manera, el conjunto de Bahía se quedó con el pasaje a las Finales por tercera vez consecutiva.

«Después del partido 1, fuimos al segundo golpeados y sin expectativas. Estuvimos listos para el tres pero fue muy difícil sin Kawhi. Fuimos a una batalla con bates de béisbol y ellos tenían todo el armamento. Ellos tienen más recursos que nosotros y creo que nunca nos ganaron tan bien en un playoff, pero fue la menos dura derrota de mi vida porque nos superaron ampliamente en todo aspecto. Hicimos todo lo que pudimos y no alcanzó», manifestó Ginóbili.

No todo es desmotivador para el básquet argentino. El jugador de 39 años dejó la puerta abierta después de que su media durante las Finales de la Conferencia del Oeste fue de 13.7 puntos, 1.7 robos y 2.7 asistencias en 20.1 minutos por encuentro.

«Siento que puedo seguir jugando, pero eso no será lo que me retire o no. Se trata de cómo me sienta, si quiero volver al ruedo otra vez. Lo voy a pensar por tres o cuatro semanas, lo veré con mi esposa. Haga lo que haga, estaré muy contento por elegir entre dos maravillosas opciones: jugar en la liga a esta edad o quedarse en casa con mi familia», afirmó el único jugador, junto con Bill Bradley, en salir campeón de la NBA (2003, 2005, 2007 y 2014), la Euroliga (2001) y los Juegos Olímpicos (2004).