Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Menos polémica, mismo resultado

Los Warriors demostraron su superioridad al vencer a los Rockets por 115-109 y estirar la distancia a un 2-0 en la serie de semifinales de conferencia del oeste. Los cinco titulares de los locales tuvieron grandes papeles para lograr el triunfo. El sábado será el tercer partido, en Houston.

Kevin Durant anotó 29 puntos y volvió a ser el líder de la victoria local. Foto: Getty Images.

La controversia no tuvo lugar en el Oracle Arena en la noche de este martes. A pesar de todo lo que se habló en la previa, la terna arbitral hizo un partido correcto y ninguno de los dos equipos puede hacer una gran queja al respecto. Aún así, Golden State hizo valer su gran equipo y venció a Houston por 115-109 para ponerse al frente por 2-0 en la serie.

Steve Kerr salió a la cancha con la ‘alineación de la muerte’, que incluyó a Iguodala (16-5-4) de alero, Durant (29-5-4) de ala-pívot y Green (15-12-7) de pívot. El quinteto le dio rédito al entrenador, ya que tuvo un alto nivel defensivo para acompañar al letal ataque y abrir el juego con un parcial de 29-20. Luego, el equipo llegó a tomar una ventaja de 15 puntos que, más allá de la reacción de visitante, le permitió mantenerse siempre al frente.

Austin Rivers (16 -cuatro triples-) tuvo una buena aparición desde el banco para acompañar a James Harden (29-7-4), Chris Paul (18-7-6) y P.J. Tucker (13 tantos y 10 rebotes), pero la falta de nivel defensivo complicó las chances de triunfo del equipo de Mike D’Antoni. El elenco texano llegó a mantener a un rival complicado en un 46,2% de campo, pero falló a la hora del ‘boxout’ para asegurar el rebote defensivo, lo que le dio al local 18 segundas chances en ataques, nueve de ellas gracias al par de Iguodala-Green.

Clint Capela registró un doble-doble (14 unidades y 10 rebotes), pero, al igual que en toda la temporada, estuvo lejos de aportar el impacto defensivo que tuvo la campaña pasada. Así, tuvo una valoración de -19, evidenciando su falta de nivel para enfrentar a uno de los equipos más duros de la historia. Un doble del suizo a falta de seis minutos llegó a acercar a Houston a tres puntos (93-90), pero luego llegó una racha de 9-0 liderada por Stephen Curry (20) para terminar de sentenciar el pleito.

Luego de dos triunfos locales en el Oracle, la serie se trasladará a Houston, donde el local necesitará ganar sí o sí el tercer juego si aspira a darla vuelta. El primero de los dos partidos en el Toyota Center será el sábado a las 21:30.