Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Los Rockets achicaron el margen en casa

Los dirigidos por Mike D’Antoni se impusieron por 126-121, en tiempo suplementario, sobre los Warriors y ahora caen por 2-1 en la serie de semifinales de conferencia del oeste. James Harden, que volvió a tener un altercado con Draymond Green, fue la figura del partido, mientras que Stephen Curry tuvo uno de los peores juegos de su carrera. El cuarto asalto será el lunes por la noche.

El escolta lideró el triunfo local con 41 puntos. Foto: Getty Images.

La necesidad de Houston de ganar el tercer partido de la serie era similar a la de tomar agua en el medio del desierto. Si el equipo de Mike D’Antoni se hallaba 3-0 por detrás después de la noche de este sábado, iba a necesitar algo realmente histórico para cumplir su sueño de llegar a las finales de conferencia. Para su alegría, y tristeza de Golden State, cumplió con su cometido al vencer por 126-121 en el primero de sus dos juegos en casa y achicó el margen de la serie a un 2-1.

El dueño de casa hizo mejor las cosas durante todo el partido, pero el increíble nivel de Kevin Durant (46 puntos, seis asistencias y tres rebotes) mantuvo a la visita a tiro. Draymond Green lo acompañó con un triple-doble (19 tantos, 11 rebotes y 10 asistencias) y su notable nivel defensivo para intentar ganar el tercer juego de la serie, pero la pésima noche de los Splash Brothers, Stephen Curry (17) y Klay Thompson (16), acabó con una combinación de un 13-39 de campo y seis pérdidas. Como si esto fuese poco, el base falló una bandeja abierta sobre el final del tiempo suplementario que sepultó cualquier oportunidad de triunfo.

En buena medida, el trabajo defensivo de Houston fue clave para que el rival no tenga la producción colectiva habitual. P.J. Tucker (7-12-3) lideró el trabajo a la hora de la marca, mientras que Clint Capela (13 y 11) se hizo valer en la pintura. Del otro lado de la cancha, James Harden (41 puntos, nueve rebotes y seis asistencias) manejó los hilos de una ofensiva que encajó 18 triples en 42 intentos y que también tuvo notables producciones tanto de Eric Gordon (30 -siete bombazos-) como de Chris Paul (14-8-7).

El local llegó a imponerse por 13 puntos en el tercer cuarto y arribó al último parcial con un favorable 91-84. Sin embargo, una ráfaga de diez puntos de Durant dio una racha de 10-2 para la visita y con eso tomó la ventaja mínima. Desde entonces, con un buen trabajo general de un lado y la producción del trinomio KD-Green-Iguodala del otro, la historia se mantuvo pareja, lo que llevó el juego a tiempo suplementario tras un 112-112 en el bocinazo del cierre del tiempo reglamentario.

El primer overtime inició con una rápida flotadora de Tucker, lo que le dio a Houston una ventaja que supo mantener durante todo el parcial. A pesar de un minuto de sequía ofensiva, la falta de acierto del backcourt visitante le permitió quedarse al frente hasta que, a falta de 49 segundos para el cierre, Harden clavó un triplazo con stepback incluido que sentenció la historia.

De esta manera, el primero de los dos asaltos en el Toyota Center dio como ganador al local, que se arrimó a una desventaja mínima en la serie. El segundo de los dos juegos en la casa de los Rockets será el lunes por la noche, más precisamente desde las 22:30 y con televisación de ESPN.