Campeones con todas las letras

Más allá de su histórico título de conferencia, ganando los doce partidos al hilo, Golden State se deshizo en elogios para Manu Ginóbili. Curry, Durant, Green y Brown hablaron maravillas del argentino.

DAe6FXhW0AAtM-0
El Chef  manifestó públicamente ser fanático del argentino. (ESPN)

Así como a Manu le cuesta expresar lo sentido tras la increíble ovación recibida en el AT&T Center producto de su, posible, último partido, tampoco es fácil manifestar lo que Ginóbili todavía le significa a la NBA.

Sin embargo, el bahiense lo hizo otra vez. Mientras un golpeado San Antonio se despedía de la postemporada con una barrida de Golden State, el equipo que batió todos los récords, y que quiere revancha en junio, se tomó un momento para dar el merecido reconocimiento al argentino.

Stephen Curry, el mejor triplero de la historia, decidió demorarse a la hora de los tiros libres. Esto para que las casi 20 mil personas que asistieron al partido puedan hacer lo que más de 40 millones expresaban en las redes sociales. «Soy un fanático de Manu, la gente estaba vitoreando y creo que lo mejor era darle ese momento de reconocimiento. Es imposible decir lo que significa para esta organización. Tenés que amar la manera en la que juega. Su creatividad para generar jugadas durante todos los partidos. Quería contribuir a algo totalmente merecido«, expresó tras su tercera consagración al hilo en la Conferencia del Oeste.

A la par de que Manu estaba por hacer su última salida del estadio en la temporada, Doris Burke (reportera de ESPN) iba a entrevistar a Kevin Durant. En un gran movimiento, y con un guiño de la estrella, la profesional optó por transmitir la despedida del bahiense para luego proseguir con el mano a mano. Allí, Durantula expresó: “Crecí viendo competir a un jugadorazo. Tuve el honor de enfrentarlo y no tengo más que respeto para él. Además, usa mis zapatillas así que no podría sentirme más feliz (entre risas). Nos hizo trabajar muchísimo durante la serie”.

Más tarde, ya en la sala de conferencias de prensa, Mike Brown (técnico interino) y Draymond Green (ala-pívot y referente), siguieron con las flores para el ’20’. Quien está a cargo del equipo producto de la enfermedad de Steve Kerr, ex compañero en San Antonio, remarcó que el jugador «marcó el inicio de una tendencia de juego para los jóvenes y eso vale mucho más que cualquier título». A lo que añadió: «Algún día miraré a mis nietos, me sentaré a hablar con ellos y les diré que fui participe de este histórico momento. Hizo disfrutar a muchos durante años. Es un día triste y a la vez feliz».

DAe6e6MXYAI4Vh0.jpg
«No conozco a muchas personas mejores que él», también comentó el asistente de Kerr (Telemundo San Antonio)

En tanto, Green no dejó su desafiante perfil, pero dijo:  «Manu merecía ese momento. Nos hizo trabajar bastante en esta serie, tenía bastante gasolina en el tanque. La verdad. Es uno de los jugadores más duros de la liga y siempre quiero competir contra tipos como él». Y no titubeó pensando a futuro: «Va a entrar en el salón de la fama, no creo que haya una gran discusión sobre eso».

Después de ganar los doce partidos al hilo, los Warriors demostraron no sólo que son firmes candidatos a tener revancha en las finales, sino que también no esconden ese eterno respeto que caracteriza a los campeones.