Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

¿Cambiaron la mentalidad?

Los Warriors fueron letales en el último cuarto y remontaron una desventaja de 13 puntos para vencer a los Suns por 105-96. Así, sumaron su cuarto triunfo en fila.

Después de la sorpresa navideña, Golden State volvió a jugar este viernes por la noche, con la triste noticia de no contar con una pieza clave como Eric Paschall, además de los importantísimos Stephen Curry, Klay Thompson y Kevon Looney. Pese a esto, el equipo de Steve Kerr se las ingenió para dar otro batacazo, en este caso ante Phoenix Suns, por 105-96.

Durante los primeros tres cuartos todo parecía indicar que la visita se iba a quedar con la victoria al mostrarse mejor en ambos lados de la cancha, con aportes claves de Devin Booker (34), Darío Saric (11 tantos y 10 rebotes), Ricky Rubio (11-4-4), Aron Baynes (9 y 10) y Frank Kaminsky (10). El equipo de Monty Williams llegó a tomar una ventaja de 13 puntos, mientras que ingresó al último parcial con un 78-66.

Sin embargo, para sorpresa de propios y extraños, todos esos tiros que el dueño de casa falló en los primeros 36 minutos empezaron a entrar en los últimos doce. El equipo de Steve Kerr siguió moviendo bien la pelota, atacó el aro para forzar faltas y se amigó con el triple de la mano del tándem integrado por D’Angelo Russell (autor de 12 de sus 31 puntos en el tramo) y Draymond Green (encajó los dos tiros externos que intentó en el tramo; finalizó con 11 unidades, siete rebotes, cuatro asistencias y tres bloqueos).

Luego de algunos chispazos por parte de la visita para intentar reaccionar, Golden State enhebró un parcial de 23-11 para igualar la historia en 89 a falta de 4:52. Booker intentó responder desde lejos, falló y en la siguiente acción, tras dos rebotes ofensivos, Glenn Robinson III terminó de concretar la remontada.

Desde entonces, el dominio del equipo de Kerr fue total. Phoenix no halló respuestas por fuera del par Rubio-Booker, mientras que el local supo aprovechar que tenía la moral por las nubes para finalizar la noche con una ventaja máxima de nueve unidades, firmando así un parcial de 39-18 en el último cuarto.

De esta manera, Golden State finalizó el viernes con una racha de cuatro victorias al hilo e irá en busca de su quinta este sábado, cuando reciba a los Dallas Mavericks desde las 22:30.

Por su parte, Phoenix tampoco tendrá descanso ya que cruzará la bahía para medirse con los Sacramento Kings a las 23hs. Este será el segundo de una racha de cuatro juegos fuera de casa, que también incluirá visitas a Portland Trail Blazers (lunes) y Los Ángeles Lakers (miércoles).