Maldición aprovechada

Utah Jazz venció a domicilio a Los Ángeles Clippers por 96-92 y se puso 3-2 en la serie de primera ronda. En un partido parejo, el equipo de Quin Snyder siempre se mostró mejor para terminar quedándose con un triunfo vital. El conjunto californiano perdió su 10° quinto juego en una serie que está 2-2.

La ventaja de localía no tenía confiados a los Clippers. Después de volver a Los Ángeles con la serie 2-2, los fantasmas del pasado cruzaron por el Staples Center. Antes del juego de este martes ante Utah, los californianos habían ganado tan sólo uno de los once juegos anteriores en un escenario similar durante la postemporada.

Y sin Blake Griffin, los Clippers no le pudieron encontrar la vuelta a los dirigidos por Quin Snyder. En un partido muy aguerrido, de defensas cerradas y baja anotación, los locales no pudieron sacar provecho de su condición para vencer a unos rivales que se volvieron a ver comandados por Gordon Hayward (27) para el 96-92.

Ni siquiera un pasaje de cuatro minutos sin anotaciones de Utah pudo ayudar al cuadro angelino. Con el dúo Gobert-Diaw, la visita ejerció un gran control defensivo en la pintura para no permitir que DeAndre Jordan (14) pueda generar su tradicional explosión. Así el equipo se tuvo que apoyar más de lo esperado en el tiro de media distancia, siendo Chris Paul (28) y J.J. Redick (26) sus mejores ejecutores.

En un partido de duras defensas, el Jazz no negoció su estilo de juego. Paciente y con un constante movimiento de pelota, el quinto del oeste fue encontrando las vías para anotar. Además de Hayward, Joe Johnson (14) y Rodney Hood (16) aportaron un gran nivel desde el banco para darle al equipo la mayor cantidad de chances de ganar.

Con horario a definir, Utah recibirá a Los Ángeles el próximo viernes con la intención de cerrar la serie ante su gente. En caso de no lograrlo, el domingo será el séptimo juego para definir al rival de Golden State Warriors en semifinales de conferencia.