Bailó a su ritmo

Los Angeles Clippers ganó en la visita a Utah Jazz por 111 a 106 y recuperó la ventaja de la localía (2-1). Chris Paul se lució con sus 34 puntos, siete rebotes, dos robos y diez asistencias.

Cinco años tuvieron que esperar los hinchas de Utah para que su equipo vuelva a jugar un partido de Playoffs en casa. La motivación por parte de los Jazz se hizo notar durante el primer cuarto, el cual finalizaron con un parcial de 34-21 a su favor, además de que contaran con un Gordon Hayward encendidísimo (24 tantos solamente en ese período, 40 en total).

En ese contexto, los Clippers tuvieron que remontar el resultado sin la ayuda de Blake Griffin, quien se retiró del juego a falta de 3m18s para el descanso, debido a una lesión en el dedo gordo del pie derecho. Fue un golpe bajo para el conjunto angelino, ya que el ala pivote sumó once unidades y seis rebotes en 18 minutos de juego.

Afortunadamente, Chris Paul estuvo certero en el momento indicado para arruinarles la fiesta a los de Quin Snyder. Es que el base anotó nueve de los quince puntos que sumó su equipo en fila, desde los 7m44s hasta los 2m9s restantes para el final del partido. De esta manera, el jugador de 31 años terminó con 34 tantos, siete rebotes, dos robos y 10 asistencias.

También, DeAndre Jordan (17 y 13) se mostró muy firme debajo del aro, tanto en ataque como en defensa, y Jamal Crawford (9) aportó sus habituales movimientos en el uno contra uno. Asimismo, la sólida defensa provocó que Hayward encestara apenas cuatro puntos en el último cuarto, lo que contribuyó con el objetivo de dar vuelta la serie (2-1) y recuperar la ventaja de la localía.

Sin embargo, el elenco dirigido por Doc Rivers tiene la chance de extender la ventaja a 3-1 este domingo a las 22 (transmite NBA TV), cuando se vuelvan a enfrentar en el Vivint Smart Home Arena.