Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Portland le dio otro golpe a San Antonio

El equipo de Popovich llegó a remontar una desventaja de 20 puntos, pero no pudo evitar la caída ante los Blazers por 121-116.

Los Spurs están lejos de tener un inicio de temporada deseado. Tras imponerse en los primeros tres juegos de la temporada, los dirigidos por Gregg Popovich no supieron mantener su juego y ganaron apenas dos de sus últimos diez juegos. La octava de estas caídas se produjo este sábado, cuando los texanos volvieron a ser irregulares y cayeron ante los Blazers por 121-116.

Los visitantes expusieron la falta de intensidad de los texanos desde el comienzo. Los de Portland establecieron una ofensiva que jugó con las premisas de aislar a sus tiradores, como castigar con el pick-and-roll central con Hassan Whiteside (21 puntos y 12 rebotes). A partir de esta idea ofensiva, la cual es bastante simple, los dueños de casa no tuvieron respuestas en defensa, mientras que en ataque se mostraron flojos, cediendo así un 41-21. En la última jugada del cuarto, Lonnie Walker IV (4) corrió la cancha para acertad un doble que achicó el margen a 18 (41-23).

En pos de contrarrestar este juego, Pop optó por una defensa zonal 2-3, que le dio una mayor cantidad de espacios a los perimetrales en la parte delantera de la ofensiva, pero que le permitió controlar al ex Miami. A partir de la rotación de Terry Stotts, que derivó en las salidas de Damian Lillard (22-6-6) y C.J. McCollum (32-6-7), San Antonio controló la hemorragia y fue armando su camino hacia la remontada.

La mejora defensiva derivó en una mejora en ataque y, a su vez, esto se retroalimentó para desplegar una mayor intensidad en el costado defensivo. El primero en imponer el ímpetu fue Mills (11 tantos y cinco asistencias), quien exigió el movimiento de pelota que siempre ayudó al dueño de casa. De a poco, recibió el visto bueno de los veteranos y fue ayudado por DeMar DeRozan (16-7-5), Rudy Gay (16-4-1) y LaMarcus Aldridge (30-12-3). Este último le dio una ventaja tardía en el tercer cuarto, mientras que el australiano aprovechó una mala salida del visitante para estirar la ventaja a cuatro puntos (92-88).

Sin embargo, aquel mal inicio se repitió en el último cuarto. Pese a llegar a gozar de una ventaja de siete puntos (111-104) a falta de 3:52 para el cierre, el dueño de casa sintió el cansancio, estuvo lento en las ayudas defensivas y fue castigado por el par Lillard-McCollum-Whiteside. A la par, San Antonio volvió a mover poco la pelota en ataque, perdió explosión ofensiva e intentó salvarse con DeRozan, quien falló en las últimas dos acciones de la noche y no pudo evitar la caída por 121-116.