Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Melo se suma a Portland: ¿acierto o error?

Carmelo Anthony acordó volver a la NBA para jugar para los Blazers con un contrato parcialmente garantizado por una temporada.

Después de un verano muy agitado, la NBA quedó en un contexto en el que pocos traspasos podrían sorprender durante el desarrollo de la fase regular. D’Angelo Russell y DeMar DeRozan son algunos de los jugadores que están bajo la lupa, pero no hay grandes indicios de que haya un mayor movimiento de estrellas.

En este contexto, el arribo de Carmelo Anthony a Portland Trail Blazers, con un contrato no garantizado, es un verdadero bombazo. Contra las declaraciones que había efectuado Damian Lillard en septiembre, el alero regresará a la NBA tras un año de inactividad para intentar aportar su granito de arena en un equipo que tuvo un comienzo para el olvido (3-8) y está decimotercero en el durísimo oeste.

Si bien el inicio de temporada del equipo de Terry Stotts no fue el ideal, tampoco puede ser catalogado como sorpresivo. La franquicia de Óregon mantuvo a buena parte del quinteto inicial que lo metió en una final de conferencia en mayo, pero debió mover contratos para darse el lujo de retener estrellas (algo que no es tan fácil actualmente en la liga) como Damian Lillard y C.J. McCollum.

A partir de esto, los movimientos de la dirigencia no parecieron desacertados. Hassan Whiteside llegó con el objetivo de tomar el espacio que dejó la lesión de Jusuf Nurkic, quien se espera que vuelva en el segundo tramo de la fase regular. El ex Miami Heat se volvió una parte importante de la ofensiva de Stotts, jugando constantemente pick-and-rolls con los perimetrales, además de su constante aporte en la pintura. Los 14,8 puntos y 12,2 rebotes promediados dejan en claro que fue un arribo positivo.

Sin embargo, esto no fue así con el resto de los llegados. Anfernee Simons tomó el puesto de base suplente y cumplió al nivel establecido, pero tanto Kent Bazemore (8,2), Mario Hezonja (5,5) y Anthony Tolliver (3,2) no fueron buenos en el goleo, lo que dejó al equipo con un goleo de 107,9 puntos por partido, número válido para ser el 15° en el rubro. En tanto, producto de las resonantes salidas de Al-Farouq Aminu (Orlando Magic) y Maurice Harkless (Los Ángeles Clippers), perdió aportes claves en defensa y recibe 109,2 puntos, lo que lo deja como el 11° equipo que más puntos recibe.

Siendo un equipo mediocre en ambos rubros, pero bueno protegiendo la pelota (el sexto en menor cantidad de pérdidas cometidas), Portland tiene como gran punto negativo el contraataque rival. El equipo de Stotts permite 14 puntos de salidas rápidas, lo que lo hace ser uno de los diez peores en la liga.

Al combinar todo esto, el conjunto rojinegro entiende que su punto débil pasa por ser un equipo que no tiene el goleo distribuido y aquí es donde cuaja la llegada de Carmelo Anthony. A la espera de si será titular o suplente, su arribo le dará a Portland la chance de jugar con una ofensiva de cuatro tiradores abiertos (Lillard, McCollum, Hood y Anthony) y un pívot (Whiteside) casi imposible de marcar en el poste bajo. A la par, Melo tiene el aporte de ser un gran receptor y tirador (catch-and-shoot), por lo que atraerá marcas. Así, Portland tendrá más espacios para atacar, como un lanzador fiable más en el cual descargar.

¿Quién sale de la rotación?

Tras la lesión de Zach Collins (se dislocó el hombro izquierdo), Portland no pudo hallar a un titular constante. Probó con Anthony Tolliver, Mario Hezonja y hasta con el joven Nassir Little, pero ni los veteranos rindieron al nivel deseado, ni el joven deber ser sobrecargado con presiones tras disputar apenas cinco juegos en la liga.

¿Por qué Melo?

El ex Nuggets, Knicks, Thunder y Rockets tiene un gran punto débil y es que lleva casi 380 días sin jugar profesionalmente. Su condición física, a los 35 años, es dudosa, mientras que nunca fue un defensor destacado. En tanto, su capacidad de tiro en ritmo es indiscutible, pero la falta de actividad puede llegar a jugar en contra de los planes de los Blazers.

Entonces, ¿por qué él? Porque tanto Bazemore como Tolliver y Hezonja no pudieron aportarle el juego externo, Skal Labissiere tiene un estilo de juego similar al de Whiteside, mientras que Little prácticamente no tiene lanzamiento externo. Así, es una de las pocas opciones en el mercado que podía permitirle ensanchar la ofensiva y darle los espacios que tanto necesita.

La llegada de Carmelo se da en el inicio de una gira de seis juegos como visitantes para los Blazers, la cual iniciará el sábado en San Antonio y finalizará el lunes 25 de noviembre en Chicago. En el medio, el conjunto viajará a Houston (lunes 18), New Orleans (martes 19), Milwaukee (jueves 21) y Cleveland (sábado 23). Allí se empezará a ver si el experimento triunfa o fracasa.