Lanzamiento preparado

Houston venció 113-109 al Thunder en Oklahoma y quedó a un triunfo de lograr el boleto a las semifinales de conferencia. El equipo texano tuvo a un gran Nené Hilario, que logró un doble-doble a partir de 28 puntos y 10 rebotes.

Después de su primera visita a Oklahoma el pasado viernes, la conclusión del lado de Houston fue que cuando dejó de jugar como un equipo quedó expuesto al mano a mano Westbrook-Harden. Por eso, el objetivo de este domingo, el gran objetivo de la visita fue volver a tener una gran actuación colectiva. Y así fue para imponerse 113-109, quedando con triple match-point en la serie (3-1).

La Barba volvió a brillar para el elenco texano, quedando muy cerca del triple-doble (16 puntos, siete rebotes y ocho asistencias), pero sobre todo enfocado en darle ese movimiento de pelota necesario al visitante. Esto se sumó a una gran actividad a la hora de los rebotes para mantener la ventaja sobre un duro rival.

A la hora de la lucha por las pelotas en los tableros, Houston fue mejor colectivamente, teniendo a casi todos sus jugadores (exceptuando Patrick Beverley) con al menos tres rebotes. En este rubro, apareció el héroe inpensado del día: Nené Hilario. El brasileño brilló, aportando 28 puntos y 10 rebotes en 25 minutos jugados, ingresando como suplente. Su pelea con Adams y Kanter eyectó al Cohete a estar a un partido de finiquitar el boleto a la siguiente fase.

Oklahoma volvió a estar (demasiado) liderado por Russell Westbrook. El base sumó 35 puntos, 14 rebotes y 14 asistencias para un nuevo triple-doble. Sin embargo, nuevamente no estuvo firme a la hora de los lanzamientos, anotando 10 de los 28 efectuados. Esto fue un golpe letal, sobre todo en el último cuarto, cuando tomó tiros apresurados en vez de confiar en hombres como Adams (18), Oladipo (15) y Roberson (13).

La serie tendrá su quinto punto el próximo martes. El cruce volverá a Houston, donde los Rockets buscarán cerrar sin presiones la primera fase. El cohete tiene su lanzamiento preparado.