Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Tres años no son nada

Minnesota se pudo dar el gusto y venció a San Antonio, algo que no hacía hace tres temporadas, con un 98-86. Karl Anthony Towns logró un doble-doble para el triunfo. Por su parte, Emanuel Ginóbili registró dos tapas destacadas en 18 minutos.

Foto: Getty Images

Desde abril del 2014 que Minnesota no podía vencer a San Antonio en ninguna condición. Por esto, el triunfo de este miércoles por la noche tuvo un gustito especial. El reforzado equipo de Thibodeau pudo quebrar el maleficio en el Target Center para el 98-86.

El local tuvo como principal figura a Karl-Anthony Towns. El pívot dominicano, en el día de su 22° cumpleaños, volvió a romperla en la pintura para un doble-doble: 26 puntos y 16 rebotes. En tanto, hubo otros cuatro jugadores en doble dígito anotador: Jeff Teague (16), Nemanja Bjelica (11), Andrew Wiggins (11), Taj Gibson (10).

Por el lado del equipo de Gregg Popovich, Emanuel Ginóbili sumó dos puntos, tres rebotes, dos asistencias y dos tapas en 18 minutos, mientras que LaMarcus Aldridge alcanzó un doble-doble (15 puntos y 10 rebotes).

San Antonio arrancó mejor la noche. Después de un adverso 5-0, Gregg Popovich decidió mover el banco temprano y encontró la respuesta a través de Pau Gasol. El pívot español lideró las buenas acciones colectivas del elenco texano, que brilló en ambos lados de la cancha para un 24-19.

Sin embargo, el local encontró el camino en ataque durante el segundo período para golpear constantemente a su rival. Más allá de las dos grandes tapas de Ginóbili, una a Butler y la otra a Towns, el dueño de casa pudo golpear en la pintura para un 39-19. San Antonio tuvo un flojo pasaje, perdiendo constantemente pelotas y permitiendo que su contrincante las capitalice del otro lado de la cancha. El mismo Towns encabezó la racha, que llevó al elenco de Tom Thibodeau al descanso con un favorable 57-43.

De la mano de Aldridge, San Antonio parecía que iba a dar vuelta el encuentro en el tercer cuarto. El equipo de Popovich arrancó el parcial muy bien, moviendo la pelota y explotando la pintura para golpear. Sin embargo, la combinación de cinco pérdidas y un flojo pasaje con el triple (1-7) hizo que el equipo texano desacelere, permitiendo que el local controle la situación para mantener la distancia con un 75-65.

El quinteto titular de Minnesota se lució en la última docena para cerrar el triunfo. De la mano de seis unidades de Towns, los iniciales combinaron los 23 puntos de Minnesota en el pasaje. Ante la falta de respuestas, Popovich acabó poniendo a sus suplentes, mientras que el dueño de casa manejó los tiempos para el 98-86.