Minnesota Timberwolves: A buscar experiencia

Con la base juvenil ya armada, la franquicia deberá encontrar veteranos que ayuden al desarrollo de un plantel que promete mucho.

image-31
LaVine-Wiggins-Towns no pasan los 23 años, pero ya son figuras en la NBA (Clutch Sports).

Uno de los planteles más jóvenes que presenta la NBA es el de Minnesota Timberwolves con un promedio de 25,7 años. Sus estrellas son Karl-Anthony Towns (21), Zach LaVine (22) y Andrew Wiggins (22), quienes llevan menos de tres años en la liga, pero ya han mostrado suficientes cartas para tener una proyección de superestrellas en la liga.

Más allá de esto, la franquicia deberá evaluar el mercado en el verano estadounidense. Si bien tiene el futuro más prometedor, para que el sueño se haga realidad también va a ser necesario tener jugadores que ayuden a la formación de los jóvenes. Después de estar involucrado en charlas de traspasos, Ricky Rubio mostró ser un formidable base en la temporada para organizar el juego como anotador desde lejos.

Sin embargo, los hombres más veteranos del plantel están en un debe. Cole Aldrich (28), Jordan Hill (29), Nikola Pekovic (31) y Brandon Rush (31) estuvieron lejos de mostrar un buen nivel para acompañar a los prometedores jóvenes.

Si de bases se trata, sólo la llegada de Derrick Rose podría producir una modificación. Rubio y LaVine se afirmaron como titulares para el backcourt, mientras que Kris Dunn y Tyus Jones estuvieron a tono en su primer año en la liga. Si a ellos se les suma Brandon Rush, que tiene la chance de jugar en ambos puestos, las modificaciones no son necesarias.

En cuanto a los pívots, quizá pueda estar la primera modificación. El dominicano Towns se volvió uno de los mejores internos en la NBA, pero Aldrich y Pekovic necesitan levantar la vara si van a seguir siendo el ‘backup’ del latinoamericano. El primero no dio certezas, mientras que el segundo promedió 5 puntos y 3 rebotes en 14 minutos luego de perder la titularidad.

A la hora de los aleros, Wiggins y Dieng sobresalieron como dúo en los costados. El primero de ellos fue el máximo anotador del equipo, mientras que el nigeriano se impuso constantemente en la pintura. Otro de buen andar fue Muhammad, el primer reemplazo de Wiggins cuando este necesita descansar.

Con la base del equipo armada, Minnesota deberá evaluar que chances tiene de fichar jugadores que los potencie y, en caso de ser una transferencia, considerar también a quién perdería. El camino parece ser el correcto, la paciencia y el sacrificio del día a día será clave.