Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Muy lejos de lo que esperaban

Los Lakers cayeron por 128-104 ante los Nuggets en Los Ángeles y cerraron una floja semana en la que perdieron los tres partidos que disputaron.

Después de arribar a la semana en el medio de una racha de siete triunfos al hilo en general, y catorce victorias consecutivas fuera de casa, los Lakers tenían la chance de hacer historia si los resultados se daban a su favor. Sin embargo, contra todos los pronósticos, los angelinos pasaron de ser considerados los mejores de la liga a cerrar el microciclo tras caídas en Indiana y Milwaukee, mientras que este domingo volvieron a casa y no pudieron con los Denver Nuggets, que se impusieron por 128-104.

El dueño de casa sintió la notable ausencia de LeBron James. Más allá del buen aporte de Rajon Rondo (cinco puntos y ocho asistencias), el dueño de casa estuvo lejos de tener una buena rotación de pelota en ataque, ya que cometió 18 pérdidas a lo largo de la noche contra 17 asistencias.

Esto lo pagó muy caro ante un rival que apoya su juego en la defensa y en un ataque lento, con mucho movimiento de pelota, pero efectivo. En contraste contra lo mostrado por el local, Denver tuvo a todos sus titulares con cinco asistencias exceptuando a Paul Millsap, quien lideró el goleo con 21 puntos. Por su parte, Will Barton (14 tantos, 13 rebotes –cinco ofensivos- y cinco asistencias) firmó el único doble-doble de una visita que también tuvo buenos aportes de Nikola Jokic (18-6-5), Gary Harris (19 unidades y cinco asistencias), Jamal Murray (6-3-5), Mason Plumlee (10-5-5) y Malik Beasley (16).

Los Nuggets quebraron el juego en el tercer cuarto, momento en el que lograron un parcial de 36-25 para terminar de quebrar la paridad. En ese lapso llevaron a sus rivales a cometer cinco de sus 17 pérdidas en la noche, mientras que fueron letales de contraataque. Pese a esto, los locales tuvieron buenos aportes de Anthony Davis (32 puntos y 11 rebotes) y Kyle Kuzma (18), quien regresó a la acción tras recuperarse de su torcedura del tobillo izquierdo, la cual le hizo perderse los últimos cinco partidos.

De esta manera, los dirigidos por Michael Malone sumaron su sexto triunfo en fila y cerraron la semana con una marca de 20-8 para ser los escoltas del oeste. Los del estado de Colorado volverán a jugar este lunes por la noche, cuando visiten a los Phoenix Suns desde las 23hs de Argentina.

Por su parte, los Lakers sumaron su tercera caída en fila, aunque se mantuvieron en la cima de la región con una marca de 24-6. Los dirigidos por Frank Vogel tendrán descanso hasta el miércoles de Navidad, jornada en la que buscarán recuperarse ante nada más y nada menos que en el derby angelino frente a los Clippers (22-10) desde las 22hs.