Volvieron a agitar las alas

Los Hawks nuevamente mostraron un gran nivel ante su gente, vencieron 111-101 a los Wizards e igualaron 2-2 la serie de primera ronda. Los dirigidos por Mike Budenholzer sacaron adelante un duro partido con un gran movimiento de pelota. Paul Millsap y Dwight Howard fueron vitales para los dueños de casa.

Después de cerrar la fase regular en un bajo nivel y caer en los dos primeros juegos de la serie de Playoffs ante Washington, Atlanta estaba contra las cuerdas. Sin embargo, volver a casa revivió al equipo de Mike Budenholzer. Tras un triunfo contundente el pasado sábado, el local volvió a repetir el resultado con una gran performance general para el 111-101 que igualó la serie.

Lo más destacado del dueño de casa fue su movimiento de pelota y mucho tuvo que ver en eso Paul Millsap. El ala-pívot tuvo un rol letal en la pintura, atrayendo la marca para luego pasársela a los tiradores abiertos. Cuando no lo hizo, el mismo interno se puso la ofensiva al hombro tanto para forzar faltas como ganarle el mano a mano a un perdido Markieff Morris. Millsap cerró la noche con 19 puntos, nueve rebotes, siete asistencias y dos robos.

Al igual que Millsap, Howard fue otro interno letal para las aspiraciones del elenco capitalino. El ex Orlando mostró su mejor versión desde que llegó a su ciudad natal, logrando un doble-doble en la primera mitad y cerrando el juego con 16 puntos y 15 rebotes. También tuvieron dos cifras anotadoras Taurean Prince (11), Tim Hardaway Jr (15), Dennis Schroder (18), Kent Bazemore (16) y José Calderón (10).

Si Washington tuvo la chance de conseguir el triunfo hasta los minutos finales, en mucho de eso tuvo que ver el dúo Wall-Beal. Los perimetrales combinaron 54 de los 101 tantos y consiguieron 10 de los 46 rebotes que logró la visita.

Sin embargo, los Wizards erraron la ejecución durante el último cuarto y no pudieron vencer. Los dirigidos por Scott Brooks no se pudieron acomodar nunca bajo la gran presión defensiva del local, cometiendo varias pérdidas y permitiendo dos rachas de 9-2 que hicieron añicos las aspiraciones de triunfo.

Con muchas incógnitas que resolver, Washington recibirá el próximo miércoles a un inspirado Atlanta en el quinto juego de la serie.