Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Dominaron para ser los mejores de la liga

Los Bucks fueron superiores a los Lakers, se impusieron por 111-104 en Milwaukee y quedaron con un 25-4, que es la mejor marca de la liga. Los locales combinaron 16 triples para vencer a los angelinos.

Después de perder su invicto de 18 partidos ante unos Dallas Mavericks que no tuvieron a Luka Doncic, los Milwaukee Bucks revalidaron sus credenciales como los mejores de la liga ante, nada más y nada menos que, Los Ángeles Lakers. Los dirigidos por Mike Budenholzer jugaron a un excelente nivel en casa para vencer 111-104 y quedarse con la mejor marca de la liga (25-4).

El dueño de casa marcó el ritmo de entrada, con una férrea defensa que frenó al par James-Davis y por ende al resto del conjunto angelino. El local no permitió tiros fáciles en la pintura, lo llevó a cometer varias pérdidas y, tras unos primeros minutos de inefectividad ofensiva, halló el camino a una ventaja de 23-17 de la mano de George Hill (quien aportó 10 de sus 21 puntos en el tramo) y Giannis Antetokounmpo (34 tantos -5/7 en triples-, 11 rebotes y siete asistencias).

La historia estuvo lejos de modificarse en el segundo asalto. El astro griego abrió la cancha a partir de su penetración y Milwaukee los aprovechó al amigarse con el tiro externo. Al buen aporte de Hill y Antetokounmpo se le sumó el de Brook López (10), quien estuvo fino en el cuarto para poner la diferencia máxima de 21 puntos. Anthony Davis (36-10-5) aportó las últimas unidades de la mitad para el elenco angelino, que achicó a un 65-46 a la hora de los vestuarios.

Contra todos los pronósticos a esa altura de la noche, el elenco de Frank Vogel reaccionó en el tercer cuarto de la mano de Danny Green (21), quien luego impulsó a las estrellas del equipo angelino. El ex Spurs y Raptors aportó tres de sus siete triples en la noche durante la docena de minutos para que la visita tome ritmo por primera vez en el juego. James (21-12-11) tuvo una tempranera cuarta falta que lo dejó sin disputar los últimos minutos del período, pero Davis apoyó el trabajo del último campeón para que el margen se disminuya a ocho puntos (89-81).

Más allá de esto, y que el par James-Davis tendría su mejor momento de la noche en el último cuarto, cada vez que la visita amenazó con arrebatarle la victoria al local, este respondió a base de triples, sobre todo gracias a Antetokounmpo. The Greak Freak llegó a los cinco bombazos (en siete intentos) para registrar su mejor marca personal, mientras que fue complementado por Kyle Korver (6) y Khris Middleton (15) para evitar un cierre para el infarto. Así, el equipo se erigió con un 111-104 que le dio el mejor récord de la liga.

Los Bucks cerrarán esta buena semana el sábado por la noche, cuando viajen a Nueva York para medirse con los Knicks desde las 21:30.

Por su parte, los Lakers sufrieron dos derrotas consecutivas por primera vez en la temporada y finalizaron el jueves con una marca de 24-5. Los angelinos intentarán recuperarse este domingo por la noche, cuando reciban a los Denver Nuggets desde las 23:30.