Categorías: Cleveland CavaliersNBA

Una muestra de superación personal

Anuncios

Kevin Love tuvo actuaciones descollantes para un Cleveland que volvió a las finales de la NBA por tercera vez consecutiva. En el medio, el ala-pívot tuvo que acallar a las constantes críticas.

Love encontró la paz en Ohio después de años turbulentos (NBA)

Cleveland está otra vez a la espera de una final de la NBA y en mucho de ello tuvo que ver Kevin Love. La tercera cabeza de un Big Three integrado por Kyrie Irving y LeBron James tuvo que atravesar una nueva temporada en la que recibió muchas críticas, pero que acalló dentro de la cancha. El ex Minnesota Timberwolves buscará su segundo título.

A la par del retorno de James, Love recayó en la ciudad de Ohio. Con 25 años de edad, el ala-pívot tenía que demostrar que estaba capacitado de responder en momentos de presión. Su primera temporada no fue tan importante, aunque demostró su nivel con triples importantes y el constante sacrificio para ganar rebotes. El ‘0’ promedió 16,4 puntos y 9,7 rebotes durante la fase regular, mientras que dijo adiós a los Playoffs en el cuarto partido de la primera ronda. Allí, ante Boston Celtics, Kelly Olynyk le provocó que su brazo izquierdo se salga de lugar, llevando a Love al quirófano. Más tarde, los Cavaliers perdieron a Irving y terminaron cayendo en las primeras finales ante Golden State.

Más allá de esto, el debate de un posible traspaso inició en las finales del 2016. Tras promediar símiles números a su primera temporada con la franquicia, Love se lesionó en el primer juego ante Golden State y por esto se perdió los siguientes dos encuentros. Allí, LeBron James mostró un excelente rol como interno y abrió el debate que se mantuvo durante los posteriores meses, más allá del título de Cleveland.

Después de lo ocurrido, Love trabajó, y mucho, para demostrar que pertenece al Big Three. Sus números alcanzaron el nivel esperado: 19 puntos y 11 rebotes por partido, además de 0,9 robos (máxima de su carrera) en la menor cantidad de tiempo (31,4 minutos).

El ex Timberwolves se volvió una fija para los primeros cuartos del equipo. De hecho, el 23 de noviembre del 2016, estableció el récord de unidades en el parcial, anotando 34 ante Portland Trail Blazers. Este rol se hizo cada vez más notorio y con eso se volvió a ganar la apreciación de Cleveland. El pasado 17 de mayo, en el triunfo durante el primer juego ante Boston, logró 32 puntos (máxima de Playoffs en su carrera) y 12 rebotes.

Así Love encontró la tranquilidad y la aceptación tan esperada antes de unas nuevas finales ante Golden State. Su próximo objetivo será demostrar que puede tener una mayor injerencia en triunfos claves para conseguir, lo que espera, su segundo título en nueve años de carrera.

isolationnba

Entradas recientes

Denver sumó un triunfo clave en Portland

Los Nuggets vencieron a los Blazers por 106-105 en el regreso de Damian Lillard. Jokic…

11 horas hace

Phoenix le ganó con lo justo a Philadelphia

Los Suns derrotaron a los Sixers por 116 a 113, de visitante, y sumaron su…

12 horas hace

New York derrotó en la prórroga a Atlanta

Los Knicks superaron a los Hawks por 137 a 127, de local, y llegaron a…

13 horas hace

Washington venció sobre el final a Golden State

Los Wizards superaron a los Warriors por 118 a 114, de local, y estiraron su…

13 horas hace

Toronto venció a Brooklyn pero no pudo meterse en la zona de play-in

Los Raptors vencieron 114-103 a los Nets y quedaron a un paso del play-in por…

14 horas hace

Cleveland sorprendió y le ganó cómodamente a Chicago

Los Cavaliers vencieron 121-105 a los Bulls y los sacaron de la zona de play-in.…

14 horas hace
%%footer%%