Por la consistencia

En las Finales, Stephen Curry siempre tuvo dificultades a la hora de mantener su gran desempeño. En el campeonato obtenido por Golden State en 2015, Andre Iguodala se quedó con el premio al MVP de la instancia.

Stephen Curry
Stephen Curry fue expulsado del juego 6 de las Finales 2016 por acumulación de faltas (Foto: Sporting News).

A partir de la temporada 14/15, Stephen Curry se convirtió en uno de los mejores jugadores de la NBA, a tal punto que su camiseta fue la más vendida de la liga durante los últimos tres años. Su agilidad y destreza para eludir rivales, además de su efectiva técnica de lanzamiento, llevó al base de 1m91 a cosechar grandes logros individuales, como ser el más triplero en una campaña (402 en la 15/16) o en un partido (encestó trece el 7 de noviembre del 2016).

Sin embargo, su desempeño no tiene la misma trascendencia en las Finales. Por ejemplo, en la serie del 2016 frente a Cleveland, el jugador de 29 años anotó 32 de los 80 intentos desde el perímetro (40% de efectividad). Asimismo, sus últimos dos partidos quedaron para el olvido porque fue expulsado en el juego 6 por acumulación de faltas personales, mientras que convirtió apenas 17 unidades (6-19 en tiros de campo, 4-14 detrás del arco) en el definitivo.

De hecho, Andre Iguodala fue el jugador más valioso en el campeonato de Golden State en 2015, debido a su sólida marca a LeBron James durante los seis encuentros. Curry acertó solamente 25 de los 65 lanzamientos desde la línea de tres puntos, finalizando así con un escaso 38.5% de efectividad.

Hubo dos actuaciones excepcionales por parte del crack de los Warriors en las Finales. La primera fue en el juego 5 del 2015, ya que terminó con 37 tantos (7-13 en triples), siete rebotes, dos robos y cuatro asistencias para que su equipo le ganara a los Cavs por 104 a 91, de local.

La segunda fue en el juego 4 del 2016, cuando el MVP de dos temporadas (14/15 y 15/16) se lució con sus 38 puntos (7-13 desde el perímetro), cinco tableros, dos recuperos y seis pases gol en el triunfo del conjunto de Oakland sobre el de Ohio por 18 a 97, de visitante.

La previa a la tercera final seguida es alentador para Stephen Curry porque no estuvo parado por lesiones, teniendo en cuenta la lesión en la rodilla derecha que sufrió en la primera ronda del 2016. También, se convirtió en el máximo anotador en la historia de la franquicia en Playoffs (1.831 unidades), luego de que los dirigidos por Mike Brown se consagraran campeones de la Conferencia del Oeste sin perder ningún partido (12-0).