El camino a las finales: de criticados a arrolladores

Cleveland mostró su mejor cara en la temporada durante los Playoffs y tan sólo perdió un partido en su camino a las finales. LeBron James volvió a tener ese chip de postemporada y presentará todo un reto para Golden State.

gettyimages-688487348
La serie final iniciará para Cleveland con seis días de descanso en el medio (NBA).

La segunda parte de la fase regular fue un constante dolor de cabeza para Cleveland. El equipo tuvo una merma de rendimiento producto de los traspasos, el cansancio de la fase regular y las diferentes estrategias probadas por Tyronn Lue. A partir de esto, se volvió el segundo peor equipo en el costado defensivo (únicamente superado por los Lakers) y cayó al puesto de escolta en la Conferencia del Este, que acabó siendo liderada por los Boston Celtics.

Sin embargo, el último campeón acalló a las críticas en la postemporada. Entre las series ante Indiana, Toronto y el mismo Boston, Cleveland ganó doce partidos y tan sólo perdió uno (el tercero ante los Celtas). A pesar de cuatro encuentros, el resto los ganó con una cierta comodidad producto de su estupendo nivel.

Si bien Boston fue el único que lo venció, Indiana presentó el duelo más complicado, en la primera ronda. A Cleveland le costó la transición de fase regular a postemporada, permitiendo que el equipo de Nate McMillan le presente batalla, sobre todo en el primer y el tercer juego. En el inicial, lo ganó por uno (109-108) y sin dar grandes garantías a nivel colectivo, a pesar del excelso trabajo de James (32 tantos, 13 asistencias, seis rebotes y tres robos). Luego, en Indianápolis, padeció una desventaja máxima de 26 puntos, que remontó en la segunda mitad para vencer 119-114.

Luego vino Toronto, que no pudo siquiera hacer transpirar a Cleveland. LeBron siguió en un nivel bestial, promediando 35 puntos por juego y siendo incontenible para cual jugador lo intentó marcar. Kyle Lowry, base del elenco canadiense, tuvo altibajos durante los primeros dos partidos, mientras que no jugó en los dos restantes, algo que el rival sintió, a pesar de la consistencia de DeMar DeRozan y Serge Ibaka.

En las finales, Boston parecía el candidato a hacer trabajar a Cleveland, más pensando en que tenía ventaja de localía. Sin embargo, dos golpazos en la apertura de la serie (117-104 y 130-86) dejaron al máximo campeón muy golpeado. Como si fuese poco, con la serie 0-2, perdió a Isaiah Thomas, su base y estrella, por una lesión en la cadera.

LeBron sintió el desgaste en el tercer juego y Boston dio la sorpresa en su primera visita a la ‘Q’. El alero no estuvo a la altura de su descomunal nivel, lo que hizo que Cleveland empiece a necesitar un aporte mayor de sus compañeros. Esto hizo reaccionar a Kyrie Irving, pero los jóvenes Marcus Smart y Jaylen Brown conducieron al grupo dirigido por Brad Stevens a un 111-108.

En el cuarto encuentro, Boston salió decidido a igualar la serie, a partir de un parcial de 29-19 en el primer parcial. Pero allí fue cuando Irving apareció para definitivamente quedarse en el nivel necesario para la etapa: 42 puntos en tres períodos, sacando a flote a un Cleveland que logró una racha de 40-23 en el tercero. LeBron selló el gran trabajo con 15 unidades en los últimos doce minutos para el 112-99.

El objetivo del conjunto Celta fue que LeBron y compañía no festejen el pasaje a las finales en el TD Garden, pero esto fue una misión imposible. Un 75-57 en la primera mitad básicamente desvaneció cualquier oportunidad que tenía el elenco que viste de verde. El resto del partido sirvió para que James se vuelva el máximo anotador en la historia de los Playoffs y que Cleveland le dé más tiempo en cancha a sus suplentes.