Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Las ‘reglas Jordan’ de los Bad Boys

El segundo par de capítulos de The Last Dance hace un gran foco en la rivalidad Bulls-Pistons. La repasamos.

The Last Dance volvió a ser la mayor tendencia deportiva en el contexto de la pandemia por el Covid-19. El segundo par de capítulos, estrenados el domingo 26 de abril en Estados Unidos y el lunes 27 en el resto del planeta, hizo foco en las figuras claves de Dennis Rodman y Phil Jackson.

Si bien el binomio mostró un pequeño segmento de las primeras finales de los Bulls, el mayor punto de unión fue la eterna rivalidad que sostienen Bulls-Pistons. Tanto Chicago como Detroit son dos ciudades de clase media-baja, de gente humilde, trabajadora y totalmente abocada al día a día. Esta forma de vivir no sólo se reflejó en la forma de jugar de cada uno de los dos equipos, sino que también los hacía contrincantes cada vez que se enfrentaban.

En los primeros tres enfrentamientos (1988-1989-1990), el entrenador Chuck Daly planteó cuatro reglas para frenar a Michael Jordan, quien estaba abocado a ser el líder en anotación de su equipo. A partir de ellas, neutralizó a la franquicia rival antes que esta pueda pulir la ofensiva del triángulo de Tex Winter que aplicó Phil Jackson.

La primera gran regla era hacer lo que sea necesario para que Jordan no ataque la pintura. Si el ‘23’ se acercaba, hacerle una falta fuerte no sólo para que no se acerque al aro, sino también dejarle el mensaje que no debía intentarlo. Por esto Jordan tomó 38 tiros libres a lo largo del 1-4 del 88’ (7,6 por juego), 79 en el 2-4 del 89’ (13,1) y 72 en el 3-4 del 90’ (10,2). Esto hace a un total de 189 tiros libres tomados en 18 partidos.

El resto de las normas giraba en torno a un eje netamente táctico. La segunda regla era negarle el drible con derecha, forzándolo a atacar con su mano izquierda y que el jugador en el lado fuerte salte a la ayuda, intentando atrapar. Todo esto para sacarle la pelota de las manos, obligándolo a hacer lo que en ese momento no concebía: apoyarse en sus compañeros.

Después, una vez que llegaba a lo que se considera la extensión de los tiros libres, la meta era negarle la penetración hacia línea de fondo, ya que MJ hacía bandejas pasadas con su mano derecha que no sólo acababan en puntos sino también en faltas. Por eso, el objetivo era orientarlo hacia el medio con la mano derecha y tener una nueva ayuda, esta vez proveniente del lado débil, para atraparlo.

La última, giraba en torno a su juego en el poste bajo. El escolta Joe Dumars siempre era el encargado del hombre a hombre con MJ, pero acá el atrape se daba con un interno, ya sea a través de Dennis Rodman o Bill Lambeer.

Luego, el elenco Piston fue barrido por Chicago en 1991 ya que Phil Jackson logró que su equipo adopte un juego netamente colectivo. Sin embargo, el cuarteto de Reglas Jordan sirvió para que Detroit llegue a tres finales consecutivas y consiga dos de sus tres títulos en la historia (4-0 a Lakers en 1989, 4-1 a Blazers en 1990 y 4-1 a Lakers en el 2004).